Dólar y deuda: ¿Qué piensa hacer el gobierno de Alberto Fernández?

Si algo dejaron en claro desde el equipo del peronista es que buscarán “minimizar daños" y salir de la crisis lo antes posible.
sábado, 16 de noviembre de 2019 · 10:02

Desde el mes pasado, los acreedores se preguntan cómo hará la gestión de Alberto Fernández para negociar la deuda del país, qué irá a pasar con el dólar en el mercado local, cómo impactarán las medidas económicas que tome el Frente de Todos en el bolsillo de los argentinos.

Si bien, antes de la asunción de Fernández, desde el Peronismo trascendieron algunos nombres de quienes acompañarán al sucesor de Macri durante los próximos cuatro años, también surgieron algunas líneas de lo que se haría con emergencia en materia económica. De hecho, Guillermo Nielsen, quien suena fuerte para la conducción de la cartera más complicada de la herencia M, el Ministerio de Hacienda, ya estuvo analizando el tema de la deuda.

Lo que se sabe hasta el momento es que el Frente de Todos, espacio que lidera Fernández junto a Cristina, tiene ya un plan A, el cual consta en estirar los plazos de la deuda, pero sin quita de capital ni intereses. El famoso "canje a la uruguaya", que sonó quizás más con un deseo que como algo viable, podría no estar del todo descartado. O, al menos, incentivar a que haya alguna pérdida para los acreedores pero que no sea "confiscatoria". 

Para el Kirchnerismo la clave es que el FMI no presione tanto al presidente electo para no complicar el escenario crítico aún más, y es que, cabe tener en cuenta que, si el organismo multilateral ve que la deuda argentina sobre el PBI es alta, le pedirá a Alberto Fernández que salga al mercado con una propuesta agresiva a los bonistas. 

Días atrás, por las oficinas de XP Investments en Nueva York, uno de los economistas a quien consulta el compañero de Cristina, Emmanuel Álvarez Agis, analizó que si se reperfila toda la deuda -sin tocar demasiado el capital y los cupones- las necesidades de financiamiento el año que viene se achicarían del 10% del PBI al 1%, suponiendo que el Fondo sigue en el medio y que el BCRA financiara al Tesoro con flujos que ascienden al 1% del Producto.

Asimismo, el especialista al que Fernández también consulta además de Nielsen agregó que, si tuvieran que aplicar una poda del 20% y los pagos de intereses se reducen a la mitad, la brecha desaparece, y el Tesoro terminaría con un excedente de financiamiento del 0,3% del PBI. De modo que, el FdT no descarta una amigable negociación de la deuda.

Para los asesores del mandatario peronista próximo a asumir en la Rosada, tanto como para los operadores del mercado, la gran piedra del país es la liquidez y no la solvencia, eso es lo que pone en duda la reestructuración agresiva con los bonistas. Lo que buscará el equipo de Fernández es “minimizar daños y que de esto se salga rápidamente", tal como lo aseguró el propio Nielsen ¿Podrán superar ese desafío?