Macri quiere ser el líder de la oposición ¿Qué obstáculos deberá superar?

El mandatario saliente demostró estar dispuesto a ceder parte de su poder, pero no a perder un lugar privilegiado.
domingo, 17 de noviembre de 2019 · 13:55

Pese a haber perdido las elecciones el pasado 27 de octubre Mauricio Macri anunció que no piensa alejarse de la política, más bien, anticipó que activará más que nunca con la pretensión de convertirse en el líder de la oposición del gobierno de Alberto Fernández en el Frente de Todos al creer que tal como lo hizo en 2015 podría destronar al Kirchnerismo del poder.

Para ello, el líder del PRO deberá enfrentar varios obstáculos, teniendo en cuenta la caída de su imagen y el desencanto que produjo la mayor parte de sus políticas, razón por la cual, muchos de los argentinos le soltaron la mano en las urnas. Según trascendió, en su despedida, el mandatario saliente no descartaría realizar una cadena nacional para mencionar lo que consideró que su gestión hizo bien en el país.

Lo cierto es que para llegar a ser la figura principal de la oposición al Kirchnerismo, Macri necesitará recuperar el guiño de algunos políticos radicales, como es el caso de Alfredo Cornejo, quien lo descalificó al considerar que su pérdida de votos se debe a que “ha habido errores de conducción y estrategias, se tuvo todo el poder y se cometieron errores. Y hubo un mal desempeño económico”, lanzó el gobernador mendocino contra Mauricio.

 “No hay chances de que haya un único líder de la oposición; vale para Macri y para el resto. En esta nueva etapa el liderazgo debe ser compartido. No es fácil, pero se entienda o no, va tener que funcionar así”, sentenció el senador electo. 

Otro desafío con el que el sucesor de Cristina Kirchner en 2015 tendrá que lidiar es la aspiración de crecimiento y avance político de Horacio Rodríguez Larreta, quien, tras la derrota de María Eugenia Vidal en la provincia de Buenos Aires, el jefe de la Ciudad reelecto se convirtió en la figura más fuerte del PRO por afuera de la presidencia de Macri. A todo esto, también se suma el alejamiento de su principal asesor político, Marcos Peña, a quien nombró jefe de sus ministros durante los últimos cuatro años.