¿Las PASO un mecanismo perverso? ¡La economía quedó al borde del abismo!

Todos están a la espera de lo que pueda ocurrir en las generales de octubre.
jueves, 15 de agosto de 2019 · 12:50

La derrota del Gobierno en las elecciones PASO el domingo pasado dejaron un lunes negro para el mercado local y la economía quedó al borde del abismo. Lejos de intervenir al instante para que eso se revierta, el bloque político cayó nuevamente en la gran protagonista de este año electoral, la polarización extrema.

Tras los sufragios, el presidente Mauricio Macri salió a echar culpas al kirchnerismo y hasta los votantes por la corrida cambiaria en el comienzo de esta semana, situación que también fue aprovechada por el Frente de Todos para casi victimizarse ante el oficialismo. Lo cierto es que, tanto el Ejecutivo como la oposición no hicieron mucho para evitar el caos que, como siempre, terminó azotando al bolsillo de los trabajadores y los sectores más vulnerables del país.

Debido a las fuertes críticas que recibió el líder del PRO hasta desde su propio entorno, el jefe de Estado volvió a dar la cara mediante un video grabado en el que anunció un paquete corto de medidas con las que la Casa Rosada tratará de paliar el desastre económico que transitan los argentinos luego de las Primarias.

Lo que sucedió fue que el peso argentino se devaluó aún más, hasta 58 por dólar –cuando el viernes estaba a 45- y el riesgo-país rompió récord histórico en lo que va de la administración macrista, el indicador medido por JP Morgan perforó los 1.700 puntos, pero lo realmente alarmante es el impacto inflacionario que traerá esta escalada que deja los números en rojo.

Terminó sucediendo lo que el pueblo tanto temía, algunos fabricantes aplicaron subidas provisionales en los precios de sus productos, otros comercios dejaron de vender especulando con los nuevos valores. El propio Gobierno consideró inevitable que la inflación, ahora cercana al 50% anual, se disparara ulteriormente.

Finalmente, luego de varias rondas de reuniones entre el líder del PRO y su Gabinete, la Nación decidió lanzar estrategias económicas para paliar la crisis que asfixia a los que menos tienen para reducir los impuestos sobre las clases medias, elevar el salario mínimo y aliviar la situación de las pymes. Si bien lo hizo tarde, cuando vio que la situación se les iba de la mano, hasta el Banco Central se mostró dispuesto a gastar sus reservas para evitar nuevos desplomes del peso.

La incertidumbre inunda el escenario actual de Argentina, apenas se compra y se vende, todos están a la espera de lo que pueda ocurrir en la previa a las generales de octubre y en el post electoral.