Lacunza y su pronóstico económico: "El 2019 será un año de estanflación"

El sucesor de Nicolás Dujovne habló de todo desde su nuevo despacho. Reconoció los errores del Gobierno y analizó sus pasos a seguir.
domingo, 25 de agosto de 2019 · 15:20

"Vamos a trabajar sábado y domingo y será una reunión de seguimiento. Son los primeros contactos", comenzó diciendo Hernán Lacunza en una entrevista para Infobae en la que habló sobre sus próximos pasos a seguir desde su nuevo despacho en el Ministrerio de Hacienda.

Cuando se le preguntó cómo cerrarán los números en materia de inflación y crecimiento en 2019, el jefe de la Economía argentina enfatizó que "se están recalibrando las cifras", pero "será un año de estanflación", advirtió. En cuanto a su gestión dijo que espera “no dejar una herencia, sino continuar en el Gobierno. Que sea una auto herencia. Y que el próximo mandato tenga una economía estable, con reservas, recursos, con continuidad y con un mejor punto de partida que el que tuvimos en 2015”.

“Ya no habrá déficit, sino equilibrios gemelos (fiscal y de sector externo), un tipo de cambio competitivo y precios relativos (tarifas) ya corregidas, con lo cual, si bien los resultados de este período fueron menores a los esperados en términos de bienestar (crecimiento e inflación), la configuración macroeconómica es más sana para que en el próximo período se pueda crecer de manera más sustentable”, pronosticó Lacunza.

“Cuando digo condiciones para crecer, me refiero a la configuración macroeconómica, no a los resultados en términos de bienestar. El triángulo imposible de corregir, de recomponer precios relativos, bajar la inflación y crecer ahora no es el triángulo inicial”, remarcó. “En términos de resultados, las cifras mencionadas son difíciles de comparar porque el Indec de 2015 mentía. Escondía pobres. Escondía inflación y escondía desempleados. ¿Cómo? Mentía sobre la población activa. Dicho eso indudablemente, los resultados de este programa en términos de bienestar fueron inferiores a los esperados”, dijo en alusión a la polarización del macrismo con el kirchnerismo.

Sin embargo,el ministro de Macri reconoció que la inflación, era más baja antes “porque había registros privados que muestran que era menor la de 2015”. En cuanto a la pobreza dijo: “Presumimos que ahora hay más pobres, por estudios como los que hace la UCA, por ejemplo, pero desempleados no lo sabemos”. “Seguramente subestimamos la herencia, que es este trilema de bajar inflación, crecer y corregir precios relativos al mismo tiempo, que es muy difícil y probó ser muy difícil. Creímos que se iba a poder generar rápidamente el circulo virtuoso, que se consiguió en 2017, pero no fue robusto”, admitió.

“Y sobreestimamos nuestras potencialidades, pensando que levantando el cepo y resolviendo el problema de los holdouts generaría un aluvión de inversiones. Eso tampoco pasó, porque evidentemente la inversión internacional, además de regulaciones lógicas, también busca una perspectiva de largo plazo que la Argentina nunca ofreció con continuidad. No es casual que la crisis financiera que empezó en 2018 fue consistente con el deterioro de la imagen del Gobierno luego de ese verano donde se enviaron las reformas estructurales al Congreso. Ese descrédito internacional es una interpelación a los argentinos acerca de si vamos a hacer las cosas bien o si vamos a seguir corrigiendo mediante crisis”, explicó Lacunza.

Consultado sobre los riesgos de default, el nuevo ministro dijo que no ve que eso pueda suceder: “Creo que se va a cumplir el plan financiero. En la medida en que haya certidumbre cambiaria y previsibilidad, eso va a disipar cualquier riesgo sobre el sistema financiero. No quiero pintar ahora el círculo de la felicidad, pero va a permitir ir relajando la tasa de interés y, por ende, el programa financiero, pero tiempo al tiempo”.