Casi sin esperanzas del milagro electoral, Vidal y Larreta piensan en un futuro sin Macri

Los mandatarios buscan salir ilesos del terremoto del PRO.
domingo, 1 de septiembre de 2019 · 12:48

Después de haber manifestado, conociendo en resultado de las Primarias, que "en estos años" aprendió que "siempre se puede mejorar", Horacio Rodríguez Larreta siguió los pasos de María Eugenia Vidal y tomó distancia de la campaña de Mauricio Macri, teniendo en cuenta que esta vez el uso excesivo de la polarización contra el kirchnerismo no le sirvió de mucho en las urnas, quedando 15 punto debajo del peronismo.

El panorama de Juntos por el Cambio de cara a octubre es delicado, con el empeoramiento de la crisis económica que azota el bolsillo de los trabajadores y los sectores más vulnerables de la población, el macrismo se encuentra casi sin esperanzas del milagro electoral. En ese contexto, Vidal y Larreta ya están pensando en su futuro político, sin Macri en el medio que en las últimas votaciones les quedó como un ancla ante su abundante confianza que le terminó jugando una mala jugada.

La concentración del PRO ahora será no perder el poder en la Ciudad de Buenos Aires, puesto que ya trascendió el empeño que pondrá Alberto Fernández en lo que queda hasta octubre para arrebatarle el gobierno porteño a Larreta y de ese modo asegurarse de terminar con la era Macri en la Argentina, dejándolo mal parado en cuanto administración pública.

Entonces, el objetivo de los equipos que acompañan a la gobernadora bonaerense y al jefe porteño será cuidar “lo mejor posible” la imagen de los dirigentes del PRO hasta las presidenciales, con vista a un futuro más allá de los comicios en los que el kirchnerismo podría volver al mando, bajo la intención de formar una nueva propuesta que combatiera la presunta corrupción que tanto han venido denunciando en estos últimos años.

Por su parte, Larreta podrá su atención a "recuperar" el sur de la Ciudad, donde el candidato peronista, Matías Lammens, sacó ventaja en las PASO. Desde el entorno larretista, consideran que las marchas a favor de Macri no sirvieron "para nada, son los que ya nos iban a votar”, por el contrario, alertaron que esa convocatoria “fue peligrosa”.

"Hay que dejar de tirar bombas, seguimos insistiendo en polarizar y eso no ayuda ni a la política ni a la economía", se quejaron otras fuentes desde la Casa Rosada. Finalmente, evaluaron como "contradictorio" que Macri siga instando al "diálogo" con la oposición que encabeza la fórmula Fernández: "No nos van a ayudar ni un poquito, quieren que (el Presidente) se caiga", afirmaron en declaraciones a La Nación.

Otras Noticias