Chispazos en el Senado por la aprobación de la Emergencia Alimentaria

Se aprobó la iniciativa que amplía la asistencia estatal a comedores comunitarios y escolares.
jueves, 19 de septiembre de 2019 · 08:32

Con fuertes cruces entre los legisladores del oficialismo y la oposición que no ocurrieron durante el debate en Diputados, ayer la Cámara de Senadores, finalmente, aprobó la Ley de Emergencia Alimentaria en el país con prórroga hasta 2022 en medio de la crisis económica que azota el bolsillo de los argentinos.

Si bien el proyecto fue aprobado por unanimidad, la discusión que duró casi tres horas tuvo sus momentos con tintes de tensión entre los parlamentarios, mientras que los postulantes de las principales fuerzas políticas para conducir la Cámara alta luego del 27 de octubre, Cristina Kirchner (viajó a Cuba a visitar a su hija) y Miguel Ángel Pichetto (estaba de campaña por la Provincia), pegaron el faltazo al debate.

De este modo la Emergencia Alimentaria consiguió extender su validez, que data desde 2002, y dispone un aumento del 50% de las partidas destinadas a las políticas nacionales de alimentación y nutrición contempladas en el presupuesto de este año. Además, la iniciativa faculta a la Jefatura de Gabinete a ejecutar "las ampliaciones y las reestructuraciones presupuestarias" necesarias.

En la discusión, el kirchnerismo cuestionó con dureza el modelo económico del macrismo en aspectos como el aumento de la pobreza, el crecimiento de la deuda o hasta la decisión de declarar zona estratégica el yacimiento petrolero de Vaca Muerta y resolver que la seguridad estará a cargo de Gendarmería.

Desde la oposición, el jefe del bloque peronista, Carlos Caserio, calificó como "una tragedia" que la Argentina tenga la capacidad para alimentar a 400 millones de personas y "no pueda resolver el hambre de diez o quince millones de habitantes".

Por otro lado, el peronista Mayans arriesgó que el país está "en default técnico gracias a un DNU del presidente" que a mediados de agosto prorrogó el pago de las Letras del Tesoro para el año que viene. Además, se quejó de la decisión de eliminar el IVA a los alimentos de la canasta básica porque "le resta 60.000 millones de pesos a las provincias".

Luis Naidenoff fue el único del oficialismo que incomodó a algunos legisladores del peronismo, como el formoseño José Mayans quien, notablemente exaltado, exigió que le dieran la palabra luego de la votación, aunque la presidenta del Senado, Gabriela Michetti, ya había levantado la sesión.

"Hace 18 años que estamos en emergencia alimentaria. Habría que preguntarse por qué. Pero quiero recordarles que, tras los doce años de los gobiernos de Néstor y de Cristina nos entregaron el gobierno en 2015 con el 30 por ciento de pobreza", recordó Naidenoff en alusión a que Cambiemos logró bajar la pobreza al 25 por ciento en 2017.

También defendió la decisión de usar el endeudamiento del Ejecutivo para volcarlo en planes sociales, al mencionar que "cuando uno asume en default, con cinco tipos de cambio, con la economía cerrada, con socios poco recomendables como Venezuela e Irán y sin reservas en el Banco Central, ¿cómo se hace para financiar al Estado", señaló el legislador macrista.

El neuquino Guillermo Pereyra, jefe del sindicato de petroleros del norte de la Patagonia, representante del Movimiento Popular Neuquino y de origen peronista, también cuestionó que el gobierno haya congelado el precio de los combustibles porque "genera inseguridad jurídica y las empresas no quieren invertir".

Otras Noticias