Pese a un desacuerdo, la Argentina avaló el impuesto global del 15% a las empresas multinacionales

La medida histórica fue impulsada por el presidente de Estados Unidos, Joe Biden.
jueves, 1 de julio de 2021 · 20:06

La Argentina se unió a otros 129 países para acordar una reforma fiscal internacional, que impondrá a las grandes empresas multinacionales un impuesto de un 15%, que evitará la competencia fiscal entre naciones.

La iniciativa fue impulsada por el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y el jueves obtuvo el aval oficial del gobierno argentino, a pesar de que había propuesto una tasa más alta a través de su ministro de Economía, Martin Guzmán. La reforma también impedirá la radicación de estas firmas en paraísos fiscales como Panamá o las Islas Vírgenes.

De acuerdo a un comunicado publicado por el secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), Mathias Cormann, la medida llegó gracias a “años de trabajo y negociaciones intensas” y “garantizará que las grandes empresas multinacionales paguen su parte justa de impuestos en todo el mundo”. 

Guzmán y otros 19 ministros de Economía del G20 debatirán los detalles de esta medida a finales de mes, en Venecia, Italia.

 

Reclamo de una tasa más alta

Tras los acuerdos alcanzados en la cumbre del G7, en el mes de junio, el Gobierno argentino expresó su adhesión a la iniciativa, aunque reclamó un impuesto aún más alto.

“La tasa mínima corporativa global del 15% es demasiado baja. Hay un riesgo sustancial de que termine siendo de hecho la tasa máxima. Desde Argentina consideramos que una del 21% sería mejor, una del 25%, aún mucho mejor”, manifestó, el lunes, el ministro Guzmán a un panel del G24 y la Comisión Independiente para la Reforma de la Fiscalidad (ICRIT).

“Existe un riesgo sustancial de que los países en desarrollo obtengan muy bajos ingresos”, agregó el funcionario de 38 años.

 

Cuándo empezará a aplicarse el impuesto

En el anuncio del jueves, los participantes de las negociaciones informaron que instalaron un plazo hasta el mes de octubre para “finalizar los trabajos técnicos” y preparar “un plan para su aplicación efectiva en 2023”.

De acuerdo a la OCDE, esta tasa de al menos 15% generaría unos 150.000 millones de dólares de ingresos fiscales adicionales al año en todo el mundo, vitales para que cada país pueda recuperarse de la crisis económica que generó la pandemia del coronavirus.