Avanza la investigación bicameral por el envío de armamento a Bolivia durante el Gobierno de Macri

Las autoridades consideran tener un informe con los detalles del presunto delito, antes del fin de semana.
miércoles, 21 de julio de 2021 · 09:09

Este martes, el juez Javier López Biscayart solicitó que el Ministerio de Relaciones Exteriores resguarde y remita al juzgado “los sellos de recepción” de la embajada argentina en La Paz, Bolivia, del presunto armamento enviado por la Nación en noviembre de 2019.

El objetivo es mantener el documento como prueba intacta en caso de que hubiera que someter a un peritaje la carta encontrada en el Ministerio del Estado Plurinacional, con fecha del 13 de noviembre de 2019, con la cual el país realizó la denuncia al Gobierno del expresidente, Mauricio Macri, por haber enviado armas para colaborar en el golpe de Estado que derrocó al exmandatario Evo Morales del poder.

Cabe destacar que la denuncia de Bolivia detalla explícitamente en la carta que el Comandante General de la Fuerza Aérea Boliviana, Jorge Gonzalo Terceros Lara, agradeció al entonces embajador argentino en ese país, Normando Álvarez García, el envío del material represivo.

En Bolivia se evidenciaron, junto con la carta, las presuntas armas enviadas en 2019 por Argentina.

 

En Argentina se investigan los hechos por contrabando

El Gobierno nacional descartó que ingrese la Unidad de Información Financiera (UIF) como eventual querellante en la investigación, ya que por el momento se descarta la opción de lavado de dinero en la causa.

En consecuencia, sí se adelantó que será la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) quien integre la investigación como denunciante y querellante, tras ingresar en el plano judicial una supuesta maniobra de contrabando sobre el envío realizada durante el Gobierno de Mauricio Macri.

 

Los agentes, en la mira por presuntamente recibir órdenes internacionales

En paralelo, la Comisión Bicameral de control de los Organismos de Inteligencia del Congreso lleva a cabo una investigación que tiene tres ejes, se intenta determinar si hubo al menos dos agentes argentinos de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) que colaboraron con la preparación del golpe de Estado en Bolivia, si fueron instruidos por autoridades internacionales y si brindaron información sensible a otros países para vulnerar al Estado Plurinacional.

“Los agentes de la AFI en Bolivia eran conocidos por todos. No eran agentes secretos. Estaban ahí acreditados ante el gobierno local. Se dedican, por ejemplo, a trabajar en prevención del terrorismo. Pero hay indicios de que pudieron haber realizado tareas para las cuales no estaban autorizados”, concluyó la Comisión Bicameral que conduce el diputado, Leoplodo Moreau, sobre el reporte de la presencia de dos agentes que presuntamente se ubicaron durante el golpe en Santa Cruz de la Sierra y el segundo en La Paz.