Descubren un nuevo documento que complica a Macri y sus funcionarios en el envío de armas a Bolivia

El embajador argentino en dicho país, Ariel Basteiro, confirmó una reunión desconocida en la Casa Rosada.
jueves, 5 de agosto de 2021 · 12:45

El expresidente Mauricio Macri y los principales ministros de su Gobierno están cada vez más complicados. “A medida que pasa el tiempo, aparecen en Bolivia nuevos documentos”, aseguró el embajador argentino en el país que preside Luis Arce, Ariel Basteiro.

En este sentido, la última prueba involucra al exmandatario pero también al exjefe de Gabinete, Marcos Peña; la exministra de Seguridad, Patricia Bullrich; el excanciller Jorge Faurie y el exministro de Defensa, Oscar Aguad. Al respecto, “se reunieron con la cúpula de Gendarmería en la Casa Rosada” previo al envío de armas a la nación vecina.

Es un hecho en el cual participaron funcionarios del Estado nacional. Cada vez queda más claro que hubo un caso de contrabando agravado para colaborar con un golpe de Estado”, sostuvo Basteiro en diálogo con radio AM750.

Asimismo, el encuentro fue el 12 de noviembre de 2019, horas antes de la partida de un avión Hércules C-130 a Bolivia. Por lo tanto, estos documentos “confirman este envío ilegal y la participación de la estructura del Gobierno que presidía Macri”.

“Estamos convencidos de que hubo muchas conversaciones telefónicas para no dejar rastros y tapar este proceso. Era una práctica que tenía el excanciller Faurie para no dejar huellas”, agregó.

 

La posibilidad de extradición

Ante la pregunta sobre la situación judicial del exjefe de Estado argentino, que se encuentra en Europa, Basteiro indicó que no está en condiciones de afirmar qué podría pasar.

En las masacres de Senkata y Sacaba, 22 bolivianos y bolivianas perdieron la vida en manos del Ejército.

“En Bolivia solo hay tres imputados por el tráfico de armas, que es la figura que tiene el hecho aquí. Hay responsabilidades muy directas de toda la estructura del Gobierno de Macri”, detalló.

A su vez, Basteiro hizo hincapié en que para las autoridades bolivianas “existió un plan tipo Condor II que involucró a otros países”, como Ecuador, que “envió gases lacrimógenos” para consolidar el golpe contra el expresidente Evo Morales Ayma.

Por otro lado, el diplomático enfatizó en que los altos cargos del anterior Gobierno no desconocían los hechos. “Las cosas no pueden quedar solo en Gendarmería. Muchos sabían de ante mano que se venía un golpe en Bolivia", concluyó.