El Gobierno deportó a una mamá peruana: Tuvo que dejar a sus hijitos solos

Vanessa cumplió una condena de cuatro años, estudió, se recibió y estaba trabajando como enfermera.
Por 
jueves, 07 de febrero de 2019 · 10:45

ARGENTINA.-  Ella es mamá de tres hijos argentinos: una de 14, un nene de 5 y un bebé de dos años. Se llama Vanessa Gómez Cuevas tiene 33 años y fue expulsada este lunes del país.

Debido a que el más pequeño aún es lactante, la Justicia resolvió que la mujer sea expulsada con él, a pesar de ser un ciudadano argentino.  

Todo se remonta al 2011 cuando ingresa al país y la detienen en el ingreso a Ezeiza. La mujer peruana de 33 años fue contratada por una banda de narcotraficantes como "mula" para ingresar estupefacientes al país. En forma previa a ser detenida, ella ya había estado en el país, pero ese año cumplió una condena de cuatro años de prisión en el Penal de Ezeiza de Mujeres.  

En el 2014, Vanessa comenzó a rehacer su vida en Argentina, ya que quedó en libertad. No sólo tuvo otros dos hijos sino que además estudió la tecnicatura en enfermería y empezó a trabajar en ese rubro. Luego, cuando pidió renovar su residencia en 2015, la Dirección Nacional de Migraciones que depende del Ministerio de Interior, le informó que como tuvo una condena en el país, alcanza para que el Estado comience su proceso de expulsión.

En ese momento, para que la asesoraran y defendieran ante esta situación, Vanessa se acercó a la Comisión del Migrante de la Defensoría General de la Nación .  Sin embargo, tiempo antes de que se llegue a una resolución, la mujer desistió de su defensa y se quedó sin abogado.

El Juzgado en lo Contencioso y Administrativo Federal Nº5, a cargo de la jueza María Alejandra Biotti, no le asignó una defensa oficial. Como se quedó sin letrado que la defienda, la mujer no recusó la decisión de expulsarla por lo que la deportación quedó firme.  

Dos años después, y pese a tener su teléfono y su correo electrónico, desde la Justicia la notificaron sobre la expulsión a una vivienda en la que ya no vivía. Ella nunca se enteró y desde el juzgado nunca intentaron contactarla.

No hubo contemplación alguna. No se tuvo en consideración que sus otros dos hijos, menores de edad, hayan quedado sin su madre y que el chico más pequeño haya sido expulsado de su propio país: Vanessa fue echada igual pese a que la Ley de Migraciones, la Constitución Nacional y de la Convención sobre los Derechos del Niño contemplan la reunificación familiar por sobre todo en estos casos. (Redacción especial Minuto Neuquén)

Comentarios

Otras Noticias

Cargando más noticias
Cargar mas noticias