Neuquén

Centenario: Fue sacado del aire un programa radial por amenazas de sindicalistas

La emisora daminificada fue Radio Municipal de Centenario. Un grupo amenazó al operador y sacó violentamente del aire, un programa.
sábado, 14 de noviembre de 2009 · 00:00
René Sperat, director de la emisora, expresó: "Entraron como grupo comando, bien al estilo de la última dictadura militar y cortaron la transmisión".

Sindicalistas usurparon ayer la radio municipal y, tras amenazar al operador, sacaron a la emisora del aire. Tras leer un comunicado, y sin discutir con los empleados de la radio, se fueron del lugar en total calma.

El hecho acumula uno más que tiene como protagonistas a actores gremiales diversos. La metodología es siempre la misma: van a oficinas para "persuadir" a sus compañeros de trabajo a que se adhieran a una huelga que lleva 36 días.
 
La secretaria general del Sindicato de Prensa de Neuquén, María Demetrio, repudió el suceso, manifestando: "Es un grave atropello el que invadan un terreno en forma prepotente" y agregó que luego de interiorizarse más en lo ocurrido, emitirá un comunicado.
 
El acto amedrentador fue cerca de las 11.55 horas, eran quince sindicalistas municipales que en vez de esperar a que termine una nota al aire, para dar un comunicado de prensa sobre el conflicto, amenazaron a un operador, cortaron la transmisión, e irrumpieron en forma violenta dentro de los estudios de la radio.
 
La radio volvió al aire transcurridos unos minutos, pero esta vez con la voz del delegado de Saneamiento municipal, Mario Nicolás (que hizo una huelga de hambre), quien afirmó al aire que la emisora se encontraba tomada por los trabajadores.
 
Nicolás leyó un comunicado en el que se refirió a la situación de estancamiento en el diálogo con el Ejecutivo. Además, criticó duramente al secretario de Obras y Servicios Públicos, Fernando Pieroni, expresando que descalifica constantemente a los trabajadores, tomando para con ellos y sus familias, "desenvolviéndose en todo momento como un gobernante de facto".
 
Más allá de poder entender las razones del conflicto, la acción generó el repudio de la prensa local a un hecho considerado "grave", sobre todo por la metodología adoptada, que cada vez se está haciendo lamentablemente más frecuente.


Otras Noticias