Neuquén

Se construyó una nueva máquina cosechadora de frutas finas

Un equipo del ministerio de Desarrollo Territorial condujo un proyecto para el desarrollo de un prototipo de cosechadora mecánica de frambuesas y moras que se adapta a las características de los huertos de la región.
domingo, 1 de marzo de 2009 · 00:00
Integrantes del Centro de la Pequeña y Mediana Empresa - Agencia de Desarrollo Económico del Neuquén (Centro PyME–Adeneu) participaron en el desarrollo de un prototipo de máquina cosechadora de fruta fina que se adapta a las particularidades de las fincas de la zona. Esta propuesta beneficiará a los productores integrados bajo la Cámara de de Productores de Fruta de Fina de la Patagonia.

La iniciativa fue posible a través de un fondo de financiamiento del ministerio de Ciencia y Tecnología e Innovación Productiva de la Nación con la participación del Consejo Federal de Ciencia y Técnica (COFECyT) y la Unión Industrial Argentina como Unidad de Vinculación Tecnológica.

El coordinador del programa de Fruta Fina del Centro PyME–Adeneu, Marcelo Romero informó que “si bien existen en el mundo máquinas cosechadoras de frambuesas y moras, ninguna se adaptaba al tipo de huerto o finca que hay en la zona y por eso consideramos la importancia de contar con un equipamiento local diseñado y adaptado a los huertos para que pudiera funcionar correctamente”.

Los técnicos del programa detectaron la carencia de mano de obra para la cosecha y la imposibilidad de utilizar máquinas importadas extranjeras debido al precio y la incapacidad de adaptarlas. Por esta razón, el Centro Pyme – Adeneu aportó la coordinación y ejecución del proyecto y una firma privada colaboró con el desarrollo técnico constructivo.
Por otra parte, Romero explicó que a través del programa de Fruta Fina desde hace “seis años se está desarrollando esta producción de forma organizada, lo que permitió un crecimiento en hectáreas, superficie y cantidad de productores”.

En este sentido, señaló que se espera un crecimiento en la superficie plantada. En una primera etapa de 100 hectáreas, lo que representará una producción de 800 toneladas de producto cosechado por un valor de 9 millones de pesos, generando al menos 100 puestos de mano de obra directa.

En este sector productivo hay poca disponibilidad de trabajadores para las moras y frambuesas porque la temporada coincide con la de otros frutos de la región como la cereza, la pera y la manzana que captan la mayor parte de cosechadores.

La cosechadora de fabricación regional solucionaría la falta de disponibilidad de mano de obra, lo que no implica el reemplazo de personal. Además, su puesta en funcionamiento demandará puestos de mayor calificación.

Los costos estimados de fabricación permitirían ofrecer a los productores una alternativa válida para la cosecha con un período de amortización de la maquinaria de 2 a 4 años, con una vida útil que al menos triplica ese lapso.

El pre-diseño del proyecto fue realizado a través de la experiencia recogida por los profesionales del programa Fruta Fina del Centro PyME y el aporte de consultores internacionales de experiencia en la materia, mientras que la ingeniería y construcción del prototipo estuvo a cargo de una empresa regional.

Producción de fruta fina

El programa de Fruta Fina del Centro PyME–Adeneu trabaja con más de 25 productores de frambuesas y moras que poseen alrededor de 75 hectáreas implantadas. En el resto del mundo, la cosecha de frambuesas se realiza de forma combinada entre máquinas y personas.

Como resultado, la fruta obtenida por cosecha mecánica se destina al uso industrial y la que se realiza a mano se vende en fresco.

Otras Noticias