Neuquén

Ordenamiento territorial de bosque nativo

La Provincia avanza en el ordenamiento territorial de su bosque nativo, a través de un decreto del ejecutivo que permitirá un mejor manejo y control.
lunes, 13 de abril de 2009 · 00:00

Neuquén avanza en el ordenamiento territorial de su bosque nativo, a través de un decreto que está a la firma del gobernador Jorge Sapag y que permitirá identificar zonas sobre las que la provincia podrá tener su manejo y control.

La medida está relacionada a la sanción de la Ley Nacional 26.331 de Presupuestos Mínimos de Protección Ambiental de los Bosques Nativos, recientemente reglamentada por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, que obliga a las provincias a realizar este ordenamiento para que puedan disponer qué tipo de uso podrán darle a sus bosques.
Además, la norma establece la creación de un fondo para compensar a las provincias que conserven este recurso ambiental, que estará integrado con partidas anuales que no podrán ser inferiores al 0,3 por ciento del presupuesto nacional y con el 2 por ciento del total de las retenciones a las exportaciones de productos primarios y secundarios provenientes de la agricultura, ganadería y sector forestal, correspondientes al año anterior del ejercicio en consideración.

El decreto permitirá establecer las zonas de manera preliminar y dará inicio a un proceso participativo, en el que se serán consultados todos los actores involucrados en el tema -municipios, ONGs, ambientalistas, la comunidad mapuche, crianceros y la Sociedad Rural de Neuquén, entre otros- y determina un plazo de seis meses para la sanción de una ley provincial donde deberán quedar definidos estos acuerdos.

Zonas y usos
Las zonas y sus usos se determinarán mediante la metodología presente en la ley nacional que estipula tres categorías de conservación de los bosques nativos.

La categoría 1, que en el mapa debe ser marcada en color rojo, es para sectores de muy alto valor de conservación que no deben transformarse. E incluirá -según consta en el texto de la norma- “áreas que por sus ubicaciones relativas a reservas, su valor de conectividad, la presencia de valores biológicos sobresalientes y/o la protección de cuencas que ejercen, ameritan su persistencia como bosque a perpetuidad, aunque estos sectores puedan ser hábitat de comunidades indígenas y ser objeto de investigación científica”.

La categoría 2 (que figurará de color amarillo) es para sectores de mediano valor de conservación que pueden estar degradados pero que, a juicio de la autoridad de aplicación jurisdiccional (en este caso la provincia), con la implementación de actividades de restauración pueden tener un valor alto de conservación y que podrán ser sometidos a los siguientes usos: aprovechamiento sostenible, turismo, recolección e investigación científica.

Por último, la categoría 3 (verde) se refiere a sectores de bajo valor de conservación que pueden transformarse parcialmente o en su totalidad aunque dentro de los criterios de la ley nacional que obliga a que esta determinación sea participativa.

Preservación
En ningún caso las provincias podrán disponer actividad alguna sobre los bosques nativos si no cuentan con este ordenamiento. Ese

Otras Noticias