Neuquén

Analizaron los avances del plan sanitario de Alicurá

Fue en un taller al que asistieron técnicos nacionales y provinciales. En la jornada se propuso la realización de estudios de Capacidad de Carga de los lagos y fortalecer los trabajos de contralor que se están ejecutando.
jueves, 25 de junio de 2009 · 00:00
Se realizó este miércoles una jornada de trabajo en Neuquén capital con la presencia de técnicos de la subsecretaría de Desarrollo Económico y del Centro de la Pequeña y Mediana Empresa, la Agencia de Desarrollo Económico del Neuquén (Centro PyME-Adeneu) -dependientes del ministerio de Desarrollo Territorial-; de la AIC (Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas), la Dirección de Acuicultura de la secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentos (Sagpya), el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) y de Río Negro.

En la oportunidad se presentó un informe del Plan Sanitario Alicurá que se está aplicando en el lago con el fin de obtener la certificación como libre de enfermedad de declaración obligatoria para la salmonicultura. Se concluyó efectuar un estudio de capacidad de carga de los lagos y llevar adelante un trabajo conjunto -por tratarse de cuencas compartidas- para lograr una adecuación de la normativa legal vigente de la Nación y de ambas provincias. Por último se acordó fortalecer tareas de contralor.

El director General de Sanidad Animal, Carlos Ávila, informó que los trabajos que se realizan como parte de la certificación buscan “demostrar y mantener ese estatus para el lugar”.

Además dijo que en el taller se sugirió realizar este tipo de estudios en los lagos “que se encuentran río abajo, tanto Piedra del Águila, Pichi Picún y Chocón, lo que sería una línea de trabajo que habría que empezar de ahora en adelante para llegar a demostrar la ausencia de enfermedades en esa zona”.

Ávila detalló que en base a un protocolo establecido por la OIE (Organización Mundial de Sanidad), “el Plan Sanitario Alicurá implica realizar cuatro muestreos a lo largo de dos años, que son llevados al laboratorio del Senasa -único laboratorio de referencia a nivel internacional- que se encuentra en Martínez provincia de Buenos Aires, y en donde se realizan una serie de pruebas para detectar la presencia o ausencia de las enfermedades que están establecidas”.

En este sentido, Sagpya y Senasa expusieron los avances del plan y explicaron que los muestreos se realizaron sólo sobre el lago Alicurá y que se espera continuar con los programas de monitoreo para seguir garantizando y conservando el estatus sanitario demostrado.

En cuanto a los estudios de capacidad de carga de los lagos, el director general explicó que se trata de un análisis en base a “una serie de parámetros relacionados a los aportes de materia orgánica que puede haber de la propia fauna silvestre que habite en estos espejos de agua, más los aportes en relación a nitrógeno y fósforo que puedan provenir de otras actividades, como la acuicultura”.

De este modo, se examinan “los volúmenes volcados en base a la capacidad de absorción que tiene el lago de esos elementos y se determina la capacidad de producción que aseguraría, por un lado la producción económica de la actividad y por otro la conservación del recurso”.

Ávila explicó que si bien ya existen este tipo de estudios realizados con anterioridad, “hoy se busca considerar factores como nuevas tecnologías y la mejor calidad de alimento, elementos que implicarían un menor aporte de materia orgánica y con los que se puede aumentar esa capacidad”. Para ello se planificó realizar, en el futuro, un taller de trabajo con profesionales en la materia para establecer una metodología científica “que permita determinar en forma correcta la capacidad de carga lo más exacta posible”, del que participarían técnicos
universitarios y de AIC, el Senasa, Sagpya, Río Negro y Neuquén.

Otras Noticias