Neuquén

Lo mató para robarle el celular

Un joven de 17 años mató de un balazo en el corazón a otro de 20 años para robarle el celular. Anoche fue detenido pero luego recuperó la libertad por tratarse de un menor de edad.
viernes, 7 de agosto de 2009 · 00:00
Un joven de 17 años mató de un balazo en el corazón a otro de 20 años para robarle el celular. Anoche fue detenido pero luego recuperó la libertad por tratarse de un menor de edad, mientras que un amigo que lo acompañaba quedó preso.

Los agresores se movilizaban en moto "chopera" y la víctima iba a pie con un amigo a jugar un partido de fútbol cuando fue atacado. Cayó muerto a una cuadra y media de su casa, frente al templo de la Asamblea Cristiana en el barrio San Lorenzo Sur.

El hecho ocurrió alrededor de las 23 del miércoles en Las Gaviotas y Los Zorzales cuando Alejandro Peri (20) se dirigía junto a Mario (23), amigo y vecino suyo, rumbo a las canchas de fútbol Dolce Vita a unas pocas cuadras del lugar.

En esa intersección los jóvenes fueron abordados por dos motochorros que se trasladaban en una "chopera" de 125 cc. Se trata de un tipo de vehículo con amplia distancia entre la rueda delantera de la trasera y un manubrio que asegura una posición de manejo descansada.
El acompañante de la moto, que iba sin casco, tiene 17 años y se lo apoda "Topo", sacó una pistola 9 milímetros y le exigió el celular a Alejandro.

Se trata de un aparato de última generación que había comprado hace poco y aún estaba pagando.

La víctima no se resistió. Su amigo Mario "salió corriendo en dirección a su domicilio a escasos 150 metros y en la esquina siente la detonación", relató el comisario Ernesto Soto.

El proyectil le ingresó a Alejandro por la zona intercostal izquierda, le atravesó el corazón, un pulmón, salió por el intercostal derecho debajo de la axila y quedó atrapado entre sus prendas.
Lo derivaron de urgencia al hospital Heller donde ingresó sin vida.

El personal de la comisaría 16 inspeccionó el lugar y encontró una bala que se podría haber caído de la ropa del motochorro que efectuó el disparo y una vaina servida que analiza Criminalística.

Los vecinos del barrio se mostraron indignados por el asesinato de Alejandro a quien conocían desde chiquito por el apodo de "El Chori". El seudónimo se lo puso el padre, fallecido también, porque "cuando era pibe estábamos en un asado y lo único que hacía era pedir chorizo", recordó el padre de un amigo.

Peri trabajaba en una casa de repuestos céntrica y junto a su madre mantenían la humilde vivienda de calle Las Gaviotas en la que vivía también su hermana.

"Era un pibe trabajador y muy sano. Todas las tardes cuando llegaba de trabajar se venía a estar con mi hijo y los miércoles se juntaba con los amigos para jugar al fútbol. ¿Y lo matan por un celular? ¡es de no creer!", manifestó Ceferino, padre de Mario, el joven que lo acompañaba al momento del crimen.

Ayer a la tarde se realizó una serie de allanamientos que permitieron detener a los presuntos autores. El conductor de la moto habría cumplido 18 años hace dos días y quedó detenido, mientras que el presunto autor tiene 17 y fue liberado luego de permanecer arrestado por unas horas.

Interviene en el caso la fiscalía de Graves Atentados contra las Personas, el departamento Seguridad Personal y la comisaría 16 de San Lorenzo.

Otras Noticias