Neuquén

Temor por dos sismos en el Norte

Tuvieron una intensidad de 4,6 y 4,5 grados en la escala de Richter. Las localidades más afectadas fueron Buta Ranquil y Barrancas. No hubo heridos.
sábado, 08 de agosto de 2009 · 00:00
Dos fuertes sismos sacudieron anoche una zona del norte de la provincia, aunque sin registrar daños materiales ni lesionados. La localidad más afectada fue Buta Ranquil, aunque también se sintió con fuerza en El Portón y Barrancas.
Anoche, el Instituto Nacional de Prevención Sísmica (INPRES) aseguró que los sismos fueron de 4.5 y 4.6 grados en la escala de Richter y de tres grados en la escala de Mercalli modificada. “El INPRES registró en su red tecnológica nacional dos sismos, ocurridos a las 21 y a las 21.08 respectivamente. El primer epicentro se ubicó a 290 kilómetros al noroeste de la ciudad de Neuquén y a 140 kilómetros al sur de la ciudad de Malargüe, en el denominado bordo alto del Payún. En tanto, el segundo epicentro de ubicó a 200 kilómetros al noroeste de la ciudad de Neuquén, en la Sierra de Huantraico”, aseguró el parte emitido ayer por el Instituto sanjuanino.
“Los dos sismos fueron tectónicos. Esto refiere a la teoría de placas, que es la que justamente de alguna manera explica el fenómeno sísmico. Hay un empuje de una parte de la corteza contra otro. Todos estos son empujes de las Placas de Nazca que subfluyen por debajo de las Placas Sudamericanas. En un momento se produce un choque de estas grandes acumulaciones de energía. Es como un empuje que con el tiempo acumula y acumula energía y, en un momento, esa energía se libera súbitamente. Allí, se libera por la zona de fractura de la corteza terrestre, las denominadas fallas, y se produce el fenómeno que conocemos como sismo”, aseguró anoche Jorge Monllol, del INPRES.

Pánico

“Fue algo anormal. Fue más que nada un momento de pánico y mucho temor porque la situación se tornó desesperante en algunos momentos”, aseguró anoche Gabriel Barros, el intendente de Buta Ranquil.
Los sismos sorprendieron especialmente a los 7.500 habitantes de Buta Ranquil, donde el temblor se sintió con más fuerza. Cerca de las 22.30, los pobladores permanecían en las calles ante el temor de otro sismo. “En realidad se sintió algo como a las 18.30, pero como no estamos acostumbrados a este tipo de movimientos, no le llamó la atención a nadie. Después, cerca de las 21, se sintieron los dos temblores fuertes con un espacio de diez minutos entre cada uno. La gente se asustó mucho porque fueron creciendo en su intensidad y se temía que llegara un cuarto con más virulencia”, relató Barros. Pasadas las 22, el intendente buscó tranquilizar a la población a través de las emisoras radiales de la localidad ya que la gente no quería volver a sus casas. “La gente ya está más tranquila. Está todo normal y, por suerte, no tenemos que lamentar víctimas ni daños”, dijo Barros pasadas las 23.
“Fue más el susto que otra cosa. No estamos acostumbrados a sufrir este tipo de temblores. En algunos generó mucha preocupación pero yo estaba afuera cuando sucedió el primero y pasó rápido”, aseguró Emilio Barros, juez de paz de la localidad.
“Los temblores se sintieron muy fuerte. Pero hasta el momento no vino nadie lastimado por nada relacionado con ese tema”, aseguró Eugenia Botti, doctora de guardia del hospital de Buta Ranquil.

Barrancas

Si bien los sismos se sintieron con mayor virulencia en Buta Ranquil, otra de las localidades afectadas fue Barrancas. Según aseguraron anoche algunos pobladores, los temblores causaron “mucho temor” en el momento pero no generó “pánico” en la gente.
“Nosotros estábamos en la iglesia y, de repente, comenzó a moverse todo. Se movían las puertas, fue impresionante. Fue muy fuerte durante unos tres o cuatro segundos. Pero por suerte estamos todos bien y no pasó nada”, aseguró un primo del intendente local.
En tanto, los sismos también se sintieron co

Comentarios

Otras Noticias

Cargando más noticias
Cargar mas noticias