Neuquén - Proyecto polimetálico

Realizaron en Andacollo una auditoría minero-ambiental

La dirección provincial de Minería dio a conocer los detalles del informe, que había sido solicitado por el intendente de la localidad para garantizar condiciones de seguridad, higiene y medio ambiente.
miércoles, 27 de abril de 2011 · 00:00

La dirección provincial de Minería dio a conocer el informe elaborado por los técnicos tras la auditoría minero-ambiental realizada al proyecto polimetálico Andacollo que se asienta en la localidad del norte neuquino.

La actividad se inició en mayo de 2008, tras un convenio celebrado por la dependencia provincial, la subsecretaría de Medio Ambiente y la Corporación Minera del Neuquén S.E.P. (Cormine), a solicitud del intendente de Andacollo, Daniel Muñoz, ante el gobernador Jorge Sapag.

La auditoría se solicitó con el objetivo de “garantizar condiciones de seguridad, higiene y medio ambiente a los trabajadores y a la comunidad en su conjunto”. Los medios para lograr esas garantías se disponen con fondos provenientes del mismo proyecto, que son percibidos por Cormine.

Según el informe, al examinarse los sectores Planta de Tratamiento y Minas -que son los más vulnerables y sensibles en cuanto a dinámica y variable de sus operaciones- durante el primer año de labor correspondiente a 2008-2009 se logró una reducción del 48 por ciento en accidentes e incidentes:, y en 200-2010 la reducción fue del 32 por ciento.

Además, se reubicó el laboratorio químico, que al iniciarse las actividades estaba instalado contiguo y a nivel del cauce de inundación del río Neuquén. Ahora está cercano a la planta de tratamiento y minas y cuenta con instalaciones edilicias de última generación, “con los instrumentos necesarios para garantizar la seguridad de sus trabajadores y la estabilidad con el medio”, afirma el informe.

También se realizó el enrocado del talud externo del dique de colas, estabilizando y minimizando su impacto visual con material de coloración similar al del medio circundante. Además, se instalaron aspersores para mitigar la polución generada por los vientos predominantes y de adecuaron los canales de alivio de las escorrentías superficiales.

En cuanto a la conducción y utilización de agua, se habilitaron canales de circuito cerrado, con muy baja toma del Arroyo Huaraco o del río Neuquén, reutilizándose el fluido en el recorrido entre las minas, la planta y el dique de colas.

Asimismo, se optimizó el manejo y disposición de residuos diferenciándose dos sectores bien definidos para la disposición transitoria de residuos sólidos y semisólidos, patio de chatarra y patio de residuos especiales, que comprenden aceites, trapos con hidrocarburos y filtros, entre otros.

Otras Noticias