Neuquén - Pese al estado de emergencia

Los servicios públicos en la capital neuquina se prestan con normalidad

Los organismos provinciales desarrollan su actividad normalmente sin que se resienta la atención de la población. También se garantiza el abastecimiento de combustibles.
lunes, 06 de junio de 2011 · 00:00
La actividad en el complejo Puyehue-Cordón Caulle, que afectó fundamentalmente la zona sur de la provincia, se manifestó en esta ciudad desde hoy lunes en forma de arena y partículas volcánicas en suspensión. Los servicios públicos en la capital neuquina se prestan con normalidad, pese a la llegada de una nube de cenizas volcánicas procedente del complejo Puyehue-Cordón Caulle, Chile.

El gobierno emitió esta tarde una información relativa a los componentes de las cenizas, similares a los que hace tres años llegaron también a la ciudad procedentes del volcán El Chaitén. La ausencia de toxicidad en el agua, de acuerdo con los análisis realizados hasta el momento, indican que las cenizas no revisten riesgo para la población. La única diferencia es el tamaño de las partículas en suspensión, que consiste en arenas (sílice) y restos de lava volcánica.

Por ejemplo, en cuanto a los servicios, el Ente Provincial de Agua y Saneamiento, EPAS, informó hoy al mediodía que “la situación está siendo controlada y la erupción no afectará la cantidad y calidad del suministro de agua potable en Neuquén capital”. Aunque se registre alguna turbiedad en el agua de red su potabilidad está totalmente garantizada, informaron en el ente luego de realizar los análisis correspondientes.

Los restantes organismos provinciales mantienen su actividad en forma normal, sin que se resienta la atención de la población. También se garantiza el normal abastecimiento de alimentos, combustibles y otros productos de primera necesidad.

El gobierno continúa con la evaluación permanente de los acontecimientos a través de los comités de emergencia constituidos en Villa La Angostura –donde están el gobernador en uso de licencia, Jorge Sapag, el vicepresidente primero de la Legislatura, Carlos González y parte del gabinete con las autoridades locales- y en esta ciudad, con la ministra de Coordinación de Gabinete, Zulma Reina y los secretarios de Seguridad, Guillermo Pellini, y de Gestión Pública y Contrataciones, Rodolfo Laffitte, en coordinación con representantes del Ejército, Gendarmería Nacional y la Policía de la provincia, entre otros organismos.

Esta mañana, Pellini, luego de una reunión del comité, admitió que el material de erupción puede generar inconvenientes a la población, pero aseguró que “no se trata de problemas graves, no hay riesgo de vida en esto”.

Se espera que “durante esta noche la situación cambie radicalmente porque estamos esperando tres días de fuerte viento del noroeste”. Además se pronosticaron lluvias y nevadas, algo que “nos va a ayudar a resolver la situación”. Consideró que “la situación hoy, no es peor que ayer, sino que ha mejorado a pesar de que en algunos lugares está cayendo el material volcánico”.
Añadió que en el sur de la provincia “la situación de la población es normal”, y aunque persisten algunas “molestias y sustos”, los ruidos que se escuchan son producto de que “cuando el material volcánico gana altura, se producen fenómenos eléctricos que es lo que la gente escucha y se asusta, pero no reviste gravedad”.

El comité de emergencia, integrado por representantes de los ministerios de Coordinación de Gabinete; de Desarrollo Social; de Salud; la secretaría de Estado de Seguridad, la Policía de la provincia; el Ejército nacional y la Gendarmería, se reúne dos veces al día, con el objetivo de evaluar la situación y proponer las medidas necesarias para atender a la población.

Comentarios

Otras Noticias

Cargando más noticias
Cargar mas noticias