Neuquén - Plaza Huincul

Se realizó el velatorio del policía asesinado

Dolor y consternación causó en la familia policial de la zona de Cutral Co y Plaza Huincul el velorio del sargento Vicente Calfuqueo, quien murió de una feroz golpiza en la madrugada del sábado.
lunes, 11 de julio de 2011 · 00:00
Después de la autopsia de rigor, los restos del efectivo de Tránsito fueron entregados a su familia que dispuso la realización del sepelio para ayer a las 17, por lo que a esa hora hubo una concentración de representantes de la fuerza policial para acompañarla durante los momentos de dolor.
Así, una extensa caravana siguió el féretro hasta el cementerio de Cutral Co.
En cuanto a la investigación del asesinato de Calfuqueo, la autopsia confirmó que la causa de su muerte fueron múltiples fracturas de cráneo, por lo que se descartó el uso de un arma blanca o de fuego.
La investigación tiene pistas que sindican a los dos detenidos como los presuntos autores del homicidio de Calfuqueo.
En principio, se sospecha que entre los dos hombres, no se sabe si en colaboración con la mujer demorada el sábado, dieron muerte al policía por temas que serían personales y que nada tendrían que ver con la calidad de policía de la víctima.
Calfuqueo fue asesinado en la madrugada del sábado, a pocos metros de la esquina de la avenida Copahue y la calle San Cayetano (Plaza Huincul). Allí lo encontraron sus colegas del Comando Radioeléctrico, pero no lo identificaron de inmediato porque tenía la cara irreconocible por las múltiples lesiones.

Después se corroboró la identidad de la víctima y se realizó un allanamiento en una vivienda, donde se supone que Calfuqueo llegó en estado de ebriedad y allí se generó una discusión que terminó de manera trágica.
El procedimiento culminó con la detención de las tres personas que ocupaban el lugar: los principales sospechosos de provocar la muerte del policía. Los efectivos secuestraron en la casa unos palos de escoba que pudieron ser utilizados como objetos contundentes para matar a Calfuqueo y también un arma de fuego calibre 38, que no tendría relación con la causa.
También se secuestró una camioneta donde, a simple vista, había rastros de sangre, pero se desconoce si son indicios vinculados al crimen. El día que fue asesinado, Calfuqueo cumplía 39 años.

Otras Noticias