Neuquén

La ciudad estuvo bloqueada por el salvaje asesinato del taxista

Tras acordar con funcionarios provinciales, los cortes se levantaron a las 19. La Policía busca a dos jóvenes que serían menores de edad.
domingo, 17 de julio de 2011 · 00:00
Rogelio San Miguel, un taxista de 55 años, fue asesinado a puñaladas por dos delincuentes que ayer a las 2 de la madrugada le solicitaron un viaje en el móvil 130 de la Empresa Avenida, en la parada de Fava y Olascoaga. La víctima alcanzó a presionar el botón de pánico, pero cuando arribaron sus compañeros lo encontraron malherido fuera del taxi. Por el hecho, sus colegas sitiaron la ciudad de Neuquén durante más de 15 horas. Cerca de las 15.30 acordaron levantar el reclamo tras una reunión con funcionarios provinciales aunque algunos autoconvocados no estuvieron de acuerdo con lo firmado y siguieron con la protestas por algunas horas más.

Los dos jóvenes que asesinaron a San Miguel eran intensamente buscados por la Policía, al punto que puso en alerta a sus pares de ciudades vecinas. Se presume que la causa del violento ataque sería el robo, aunque aún se desconoce si los delincuentes lograron su cometido.

Todo indicaba ayer que se trataría de menores de edad, aunque no fue confirmado por la Policía.

La víctima, identificada por la Policía como Rogelio San Miguel, de 55 años, sufrió dos terribles puñaladas en la zona derecha del tórax y en el cuello, por lo que murió minutos después de haber ingresado al Hospital Regional Neuquén, a pesar del esfuerzo de los profesionales que procuraron salvarle la vida.

Las investigaciones policiales y judiciales son primarias. Sin embargo, se pudo saber que los asesinos abordaron el taxi, un Renault Mégane, minutos antes de las dos de la mañana en la parada ubicada en la esquina de Fava y avenida Olascoaga.

Se sabe también que otros dos taxistas habrían observado el arribo de los falsos clientes al lugar para luego dirigirse por Fava hacia el Oeste. Pero, algunas cuadras después, habrían decidido atacar con violencia al conductor del rodado. Para hacerlo utilizaron un cuchillo que se presume era de grandes dimensiones.

Minutos después de ocurrido el hecho, efectivos policiales de la Comisaría Segunda y del Departamento Seguridad Personal se constituyeron en el lugar y rastrillaron el área en forma completa.

Los investigadores levantaron huellas dentro y fuera del rodado que conducía San Miguel, que son analizadas por peritos del Criminalística. También se efectuaron otras diligencias procesales ordenadas por la Fiscalía de Graves Atentados contra las Personas.

Fuentes judiciales dejaron entrever que el grave delito, por el momento, adolescería de pistas firmes para avanzar en el esclarecimiento. Sin embargo, se habría apelado a los dos choferes de taxis que vieron a los agresores subir al vehículo conducido por San Miguel. Sus testimoniales son considerados vitales por los investigadores.

También se procura ubicar a alguna persona que se domicilie en las inmediaciones del lugar del ataque, Fava y Don Bosco, a automovilistas o peatones, como así también al conductor de un rodado que habría alertado el hecho a los compañeros de la víctima, a través de una comunicación telefónica.

San Miguel fue asistido inicialmente por sus colegas que llegaron al lugar en contados minutos. Se indicó que su cuerpo estaba fuera del taxi, aunque no se sabe si fue auxiliado y sacado del asiento por sus propios compañeros o si resistió al robo y se enfrentó a los homicidas.