Neuquén

Lüscher se refirió al deporte como formador de personalidad y de integración social

En una jornada de trabajo con periodistas, el subsecretario afirmó que es necesario cambiar de paradigma para generar espacios para la práctica deportiva accesibles a la población neuquina.
martes, 20 de septiembre de 2011 · 00:00

El subsecretario de Cultura y Deporte, Sergio Lüscher dijo que es necesario cambiar de paradigma en la gestión de la política deportiva, a fin de formar “mejores personas para que tengan una mejor calidad de vida”. Así, el deporte se convierte en formador de personalidad y de integración social.

El funcionario, en una jornada de trabajo con periodistas realizada esta mañana en la Ciudad Deportiva y Cultural, afirmó que “el deporte es la herramienta más popular de la cultura” y consideró que ese nuevo paradigma no significa que “para hacer una buena gestión de gobierno haya que tener muchos campeones y ganar muchas medallas”.  

Explicó que uno de los objetivos principales de su gestión es generar “espacio para que los 550 mil habitantes de la provincia accedan a la actividad física. Eso considero es nuestro mayor desafío”, señaló.

Se refirió a las necesidades presupuestarias derivadas de la atención de las demandas de 52 disciplinas deportivas y 36 federaciones. Añadió que hay 9.000 deportistas que hacen actividad de manera sistemática e indicó que “si pensamos que solamente tenemos que trabajar para ese pequeño sector, estamos dejando de lado otros reclamos sociales que hoy existen”.

Más del 60 por ciento de la población adulta de Neuquén, indicó Lüscher, “se enferma por sedentarismo, por falta de actividad física, bien determinado por la Organización Mundial de la Salud. En paralelo, se observa que los requerimientos que hoy hace cualquier vecino se refieren a la falta de seguridad y, hoy se sabe, que una herramienta fundamental para brindar atención al adolescente que cayó bajo la influencia de algún tipo de adicción, o delincuencia juvenil y hasta la prostitución, es intervenir con acciones concretas en las esferas de la cultura y del deporte”.

También se refirió al marco legal en que debe desenvolverse la gestión en materia cultural y deportiva –ley nacional 20655; provincial 840; Carta Internacional de Educación Física y Deporte de la Unesco-.

Reconocimientos y logros

Lüscher dijo que los Juegos Neuquinos son “el pilar de la gestión”, ya que se trata de una actividad que se desarrolla todos los años y que en esta oportunidad “participan más de 30 mil niñas y niños de toda la provincia”. Recordó que “el año pasado, producto de estos juegos llevamos a los Juegos Nacionales Evita a 480 deportistas, siendo la delegación más numerosa del país, hecho que mereció el elogio de las autoridades de la Secretaría de Deportes de la Nación”. Además, “recibimos el premio ‘Juego Limpio’ (Fair Play) por mejor comportamiento en fútbol, dos motivos para sentirnos orgullosos”, subrayó.

Asimismo destacó la realización de los Juegos Deportivos de la Patagonia que este año tuvo a Neuquén como sede de la competencia. “Recibimos a 1.200 deportistas que estuvieron casi una semana en Neuquén mostrando una organización que mereció las felicitaciones de las provincias patagónicas”, resaltó.

Se refirió luego a los cambios, que “se construyen entre todos”, lo cual demuestra la importancia del trabajo con dirigentes del deporte federado. Al respecto, “instituciones como el bádminton y el básquet femenino se impulsaron a partir de la pasión de sus dirigentes. Son dos de las que más han crecido. Otras entidades como natación han restablecido su dinámica y estos nos parece muy importante”.

Destacó también “la política de uso de las instalaciones de la Ciudad Deportiva para la comunidad”, donde se ofrece espacio a instituciones -escuelas, clubes- y es así como “se empieza para que todo el mundo tenga derecho a hacer deporte”.

Por otra parte, comprometió su gestión para que los jóvenes “sigan ganando medallas”, por lo cual aseguró que se mantendrá el respaldo oficial, “pero el Estado no puede quedarse solamente con esta visión de acompañar a quien gana una medalla y no tener en cuenta que lo que estamos haciendo tiene otra profundidad, otra importancia