Neuquén

Estudiarán restos arqueológicos de antiguas poblaciones neuquinas en Estados Unidos

Se trasladarán muestras de hueso de restos óseos humanos a un laboratorio de Arizona en Estados unidos. El objetivo es conocer su antigüedad y realizar nuevos y avanzados estudios.
jueves, 19 de abril de 2012 · 00:00

El ministerio de Gobierno, Educación y Justicia, a través de la subsecretaría de Cultura, Juventud y Deporte, informa que se trasladarán muestras correspondientes a dos miligramos de restos humanos a un laboratorio de la Universidad de Arizona, en Estados Unidos. Los mismos serán datados para conocer su antigüedad, pero además se realizarán nuevos y avanzados estudios.

Della Negra informó que se enviarán las muestras para realizar el estudio del Fechado del Carbono 14, con el objetivo de conocer la antigüedad de los restos humanos. Las muestras son de tres individuos y provienen de las zonas de Aluminé y de Loncopué.

Se utilizan las propiedades radiactivas del carbono 14 para conocer la antigüedad de cualquier resto biológico, así sean plantas, carbón de un fogón, o hueso. Lo que se hace es medir la cantidad de radiación que tiene la muestra debido a su contenido de carbono. Las muestras arqueológicas tienen que pasar por una serie de procedimientos químicos que permiten transformarlas en una forma adecuada para medir su actividad.

Della Negra señaló además que en laboratorios de Argentina se necesitan 400 miligramos de la muestra para realizar el estudio. Pero gracias a un convenio que el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) mantiene con la Universidad de La Plata y la Universidad de Arizona en Estados Unidos, se permitió que el estudio se realice con sólo dos miligramos de la muestra, lo que permite conservar el resto del material. Esto se logra a través de un estudio específico que requiere de un equipo llamado Acelerador de Partículas, que permite realizar la espectroscopia de masas. Es decir, un análisis para saber cuántos átomos de una muestra son de carbono 14. Esta técnica recibe el nombre de fechamiento por AMS (por sus siglas en ingles: Accelerator Mass Spectroscopy).

La arqueóloga Della Negra informó también que el carbono tiene también isótopos estables, que son el carbono 13 y el nitrógeno 15. A través del análisis de ambos isótopos se va a poder determinar de cómo se alimentaban las poblaciones originarias. Es decir, estos estudios van a develar si estas comunidades nómadas en los circuitos de trashumancia que realizaban iban a las costas de Chile o de Río Negro, por ejemplo; o si consumían alimentos del mar o si consumían semillas y/o plantas (domesticadas o silvestres).

Ya se había reportado el hallazgo en la localidad de Zapala de zea mays, es decir, “choclo”, y en Aquíhueco de cucúrbita máxima o “calabaza” y de prosopis o “semillas de algarrobo” -explicó la arqueóloga- que hoy son plantas que están domesticadas “pero lo que se pretende establecer es si en aquel tiempo eran plantas plantadas a través de semillas o si eran silvestres. Además se podrá saber si se consumían de vez en cuando o si eran parte de su dieta diaria y quedaron sus rastros en los huesos. Se podrá saber cuan importante eran esos elementos alimentarios en sus dietas”, sostuvo Della Negra.

La licenciada Della Negra se mostró muy agradecida por formar parte de un Estado que sancionó la ley 2.148 en 1996, porque permite realizar los rescates del material antes de que se pierda o preservarlo en su lugar, de ser posible. A su vez, permite mantener convenios para trabajar con investigadores locales y del Conicet. “Nosotros les entregamos el conocimiento de los hallazgos y la materia prima para realizar todas estas investigaciones. Ellos nos aportan su conocimiento, porque solos no podríamos saber tanto”, explicó.

Della Negra aclaró además que estas investigaciones son realizadas en conjunto entre el ministerio de Gobierno, Educación y Justicia, a través de la subsecretaría de Juventud, Cultura y Deporte; el Conicet y laboratorios internacionales que permiten degradar sólo dos gramos de la muestra para conservar el resto del material.

“Hay varias formas de conocer y poner en valor nuestro pasado, a través de la memoria oral, con fotos y documentos escritos; o a través de la ar

Otras Noticias