Brutal secuestro y robo en Neuquén

Lo sufrió una mujer que esperaba a su hija. Los detalles.
lunes, 6 de julio de 2015 · 00:00
NEUQUÉN.-  Otro grave hecho de inseguridad tuvo lugar en Neuquén: El pasado viernes por la noche una mujer de unos 40 años, a bordo de un Suzuky Fun, esperaba a su hija de 15 que estaba comprando pan en una panadería sobre la calle Las Azucenas del barrio Alta Barda, sufrió un secuestro seguido de robo.
 
Un sujeto entró a su rodado, se sentó del lado del acompañante y le dijo "Tengo un fierro. Arrancá”. La mujer sin dudarlo, y esperando apartar a su hija de la situación, obedeció inmediatamente; mientras su captor le preguntaba por su hija insinuando un interés sexual. Ella, paralizada, solo se limitó a obedecer sus órdenes sin siquiera poder contestar sus preguntas.
 
 El delincuente la obligó a conducir algunos minutos por las calles del ala Este del Parque Industrial, mientras parecía que buscaba a otra persona. Durante el recorrido el hombre le dijo "Agradecé que no te hago nada, porque ahora no tengo ganas”; y se reía burlándose del pavor de su víctima.
 
 Finalmente le ordenó detenerse en el predio de una fábrica abandonada, y la obligó a permanecer de pie junto al vehículo. Mientras el delincuente revisaba enérgicamente el interior del automóvil, su víctima lentamente se alejó caminando hacia atrás hasta que la oscuridad, y una prudente distancia de su captor le permitió huir corriendo, dejando atrás el automóvil, la cartera y demás pertenencias.

En forma simultánea, la joven que había quedado en la panadería, llamó por teléfono a su abuelo quien la recogió minutos después en el Club Alta Barda, distante a pocas cuadras.
 
 Poco tiempo después lograron reunirse los tres, luego de que la mujer alertara a las autoridades policiales.
 Pese a que la policía montó inmediatamente un operativo cerrojo no logró dar con del vehículo ni el delincuente. (Redacción especial Minuto Neuquén)
 

Otras Noticias