ATE protesta

Tras los incidentes de ayer, se espera otra jornada tensa en Neuquén

El gremio estatal realizará medidas sorpresivas. La marcha de ayer fue reprimida con balas de goma y gases.
jueves, 14 de diciembre de 2017 · 00:00

NEUQUÉN.-El verdadero campo de batalla que se formó ayer entre ATE y policías podría seguir hoy en Neuquén.  En una vereda los uniformados disparaban balas de goma y gases lacrimógenos. De la otra, estatales tiraban piedras. En los márgenes la gente miraba y discutía. “Tendrían que matarlos a todos”, decía un hombre. “Ya vas a ir a atenderte al hospital público”, le respondía una joven. “Somos trabajadores contra trabajadores”, se metía una mujer. Ayer, el gobierno y el gremio armaban la guerra y el resto de la sociedad hacía lo mismo.

Pese a que en la mañana en Casa de Gobierno había comenzado con algunos reclamos, había calma. Manifestantes de Barrios de Pie, CCC, FOL, CTEP y Polo Obrero a protestar de manera pacífica. Pero de repente se sumó ATE y la temperatura comenzó a subir.

A las 11 se fueron y los trabajadores de ATE decían que los policías que estaban dentro de Casa de Gobierno les habían tirado un gas lacrimógeno. El aire ácido molestaba en los ojos y unos diez trabajadores lanzaban piedras sin parar hacia el patio de la sede oficial que da hacia la calle Roca.

En la puerta por la que se ingresa al Auditorio, quemaron neumáticos y con los contenedores del municipio armaron un corte de calle, en Roca y Santiago del Estero. Tres mujeres, arrancaban un tacho de basura y los cargaban de piedras que depositaban en medio de las calles. “Venimos hace años pidiendo un convenio de salud, no tenemos respuestas y juegan con nosotros”, dijeron mientras se ofuscaban porque las filmaban.

De repente, los policías vestidos de negro llegaron y se apostaron a una cuadra de distancia. La fila, con el paso de los minutos, se engrosó con más efectivos, a las 11:40 llegó la orden y avanzó.

Los manifestantes se replegaron a calle La Rioja entre Belgrano y Elordi y resistieron. Desde ese momento, durante cuatro horas, el enfrentamiento no paró.

Se protegían con los contenedores con ruedas y caminaban, como si fuera una película de guerra, a los gritos. Arrancaban los carteles de los edificios en construcción, lo usaban de escudo y avanzaban sobre la calle a piedrazos. La policía retrocedía. Las piedras repiqueteaban en el asfalto y de golpe, al revés, la policía disparaba y recuperaba el campo de batalla.


A las 12 dejaron salir a los empleados de Casa de Gobierno. Bajaban los escalones de Roca y Rioja y corrían con espanto. Algunos iban en busca de sus vehículos y los encontraban destruidos.


Con ardua experiencia en estos temas, los comerciantes de la zona habían decidido cerrar. La quiniela de la esquina tenía la vidriera rota pero desde adentro, los empleados miraban el conflicto como en el cine.

En Belgrano y La Rioja, los contenedores de plástico ardían junto a algunas ruedas. Los bomberos intervinieron para apagar los focos. Entre el fuego, pasaron los colectivos de línea llenos de gente.

Por allí una mujer de unos 70 años con las bolsas de las compras protestaba. “Me sangra la camiseta. Que vergüenza que estén golpeando a trabajadores. Si Don Felipe los viera”, decía.

A las 15, las calles estaban regadas de piedras y un mediador de la fiscalía llegó a proponer la calma. Ofreció retirar a los efectivos de la policía y los trabajadores de ATE en asamblea resolvió continuar con las medidas de fuerza. Hoy a las 8 de la mañana decidirán llevar adelante medidas sorpresivas. (Redacción especial Minuto Neuquén)


Otras Noticias