Desfiguraron a Mamucha, y sigue la guerra de trans...

Sufrió una brutal agresión el martes a la noche. Fue a la vera de la Ruta 22.
jueves, 21 de diciembre de 2017 · 00:00
NEUQUÉN.- Una nueva entrega en la saga de violencia entre trans se escribió el martes alrededor de las 23, en el cruce de Lisandro de la Torre y la Ruta 22 (Neuquén). Marcela Ramírez, más conocida como Mamucha, recibió una brutal golpiza cuando fue sorprendida mientras atendía a un cliente. Tiene una costilla rota, la cara desfigurada y ocho puntos en la cabeza. Las acusadas por Marcela dijeron que se defendieron de un ataque con un arma blanca y que Mamucha viola reiteradamente la restricción de acercamiento que pesa sobre ella.



El ataque fue mientras Marcela hacía un servicio en el interior de un vehículo. “Estaba semidesnuda cuando apedrearon el auto. Salí a ver qué pasaba y me atacaron con un gas pimienta en la cara. Me desmayé y caí al piso. Allí me picanearon, me patearon, me insultaron y arrojaban piedras. Después vinieron dos hombres y me pegaron con cascos de motos en la cabeza. Mi cliente al ver todo eso huyó, y aprovecharon para robarme la cartera y la ropa”, dijo indignada la travesti cipoleña.

Mamucha aseguró que pudo identificar a cinco trans y a dos de sus maridos. Tras la violenta escena un automovilista la auxilió y la trasladó hasta su vivienda. Luego se acercó al hospital Pedro Moguillansky, donde constataron que tiene una costilla quebrada, una lesión de ocho puntos en su cabeza, una herida en una reciente operación abdominal, dientes flojos y la cara desfigurada.

“Fui a hacer la denuncia en la Comisaría Cuarta y no me la querían tomar. Tampoco me recibieron en Fiscalía”, comentó.

Además, señaló que las agresoras son un grupo de trans liderado por Alejandra Araya, una de sus denunciantes en la causa que la condenó por trata de personas, y que pretende -según ella- apoderarse de las paradas sobre la Ruta 22 y también en la 151. “No quiere que trabaje. Ella maneja a siete chicas y les cobra por las paradas: tiene dos en la rotonda, dos sobre la Ruta 22 y tres en la Ruta 151”, relató Marcela. Mientras que aseguró que la quisieron matar por la saña de la golpiza.


Araya, por su parte, dijo que ellas se defendieron de un ataque con un cuchillo. “El problema comenzó con otra chica, llamada Antonella. Ella pasó en un auto amenazando a una de las chicas y echándola de su parada. Nosotras fuimos a buscarla pero nos encontramos con Marcela y nos quiso apuñalar. Para evitar la agresión le tiramos gas pimienta y nos defendimos”, explicó. (Redacción especial Minuto Neuquén)

Otras Noticias