Especial Editorial Minuto Neuquén

Pereyra y sus adlateres bajo la lupa de la Justicia

De los sindicalistas y cómo amasan fortuna y poder de modo non sancto.
lunes, 08 de enero de 2018 · 00:00
Especial.- En los últimos años varios sindicalistas, poderosos conductores de organizaciones gremiales y sus obras sociales, han sido sospechados, apresados, procesados o condenados,  por delitos de diversa índole.

Los gremios más fuertes recaudan enormes cantidades de dinero proveniente de las cuotas que pagan los afiliados y de los aportes de los trabajadores y contribuciones patronales a las obras sociales. La mayoría de estas entidades son conducidas por secretarios generales que llevan varias décadas al frente de las mismas.

El sentimiento de un poder creciente y casi incontrolado y la seducción por el manejo del abundante  dinero a su alcance, hicieron que en muchos casos se eliminaran  barreras éticas, morales y de dignidad, permitiendo el paso hacia el denigrante camino de la corrupción

El año 2011 fue a la cárcel el conductor de la Asociación Bancaria Juan José Zanola, acusado y condenado por los delitos contenidos en la llamada “mafia de los medicamentos”. Su esposa fue también apresada por el mismo motivo.

El “caballo” Suárez (SOMU), el “Pata” Medina (UOCRA) y en estos días Marcelo Balcedo (SOEME), son los exponentes más renombrados de los acusados por  distintas variantes de la corrupción tales como enriquecimiento ilícito, lavado de dinero, administración infiel y asociación ilícita.

En Neuquén, el “caballo” Guillermo Pereyra (curiosa similitud de su apodo con el de Suárez) y varios de los dirigentes que lo acompañan en la conducción del Sindicato de Petróleo y Gas Privado de Río Negro, Neuquén y La Pampa, están siendo investigados por denuncias efectuadas en el Diario Río Negro. El centenario matutino patagónico publicó notas que exponen la creación y manejo presuntamente delictivo de empresas en manos de familiares y amigos dedicadas en su gran mayoría a servicios petroleros.

La última denuncia publicada por el Diario Río Negro describe detalladamente y con documentación que la respalda, una triangulación de cuantiosos fondos del sindicato que “retornan” a los bolsillos  de la cúpula dirigencial bajo la forma de honorarios por servicios prestados a una empresa de looby con sede en Buenos Aires. Debe saberse que la palabra looby significa grupo  formado por varias personas para presionar al gobierno o empresas con el fin de obtener decisiones políticas o económicas favorables a sus intereses.

Por su parte, Ramón Rioseco, parlamentario del Mercosur y diputados provinciales del Frente Neuquino pidieron a la justicia que investigue un presunto enriquecimiento ilícito del sindicalista.

La evolución del sindicato que conduce Pereyra desde hace más de tres décadas ha sido impresionante. El crecimiento fue favorecido por acontecimientos que le permitieron aumentar masivamente el número de afiliados: el descubrimiento del yacimiento de Loma de la Lata en 1977, la privatización de YPF en 1992 que prácticamente terminó con el sndicato de petroleros del Estado (SUPE), la expansión de los yacimientos no convencionales en el área de Vaca Muerta. Todo ello generó una gran radicación de empresas privadas y el correlativo incremento del personal y, por lo tanto, de afiliados y de fondos para la obra social.  

El poder de Pereyra se hizo sentir también sobre las empresas las que prácticamente no toman personal que no haya pasado antes por el sindicato. Lo mismo ocurre con los contratos de empresas de servicios que deben contar con algún aval del gremio. 

Pereyra militó durante su vida política en el Movimiento Popular Neuquino donde formó parte de varios de sus gobiernos acumulando poder político simultáneamente con el sindical. Fue Secretario de Trabajo, Diputado Provincial y ahora Senador Nacional cargo al que llegó luego de vencer en la interna emepenista a la candidata del oficialismo Ana Pechén y de obtener un amplio triunfo en las elecciones generales del 2013.

Ahora Pereyra, Omar Lorenzo, Jorge “Luli” Allende,  Osvaldo Marín, y Ricardo Astrada constituyen el primer grupo que está siendo investigado por la Justicia. El fiscal Pablo Vignaroli efectuó un allanamiento de la sede sindical y retiró documentación que está siendo analizada.

La justicia tiene ahora la obligación de investigar a fondo las denuncias efectuadas y  resolver en consecuencia. De ello parece depender también  el futuro político de Pereyra ya que  existen rumores sobre su intención de ir por el gobierno de la provincia en el 2019 o de repetir la senaduría.

 Editorial especial de Minuto Neuquén

Comentarios

Otras Noticias