La única testigo del doble femicidio de Las Ovejas teme por su vida

Aseguró que no tiene custodia a pesar de que el femicida, Lorenzo Muñoz, la conoce.
viernes, 23 de febrero de 2018 · 10:53

LAS OVEJAS. - La única testigo del doble femicidio en Las Ovejas, anoche refirió estar aterrada. “Me duele el cuerpo, me duele el alma”, dijo Estéfani de la Costa.  “Él me vio, me conoce, me lo había cruzado unas horas antes” contó la testigo, que anoche, pasadas las 22,no tenía custodia y temía también por su vida y la de su familia. Entregó a la justicia unos minutos del video que registró con su celular mientras corría despavorida en busca de ayuda. 

Leer también: Un doble femicidio conmociona a Las Ovejas

Mientras Lorenzo Muñoz, el doble homicida continúa prófugo, luego de cometer el atroz crimen, ayer pasado el mediodía en que apuñaló a Karina Apablaza y a su hija de 11 años en plena vía pública, la única testigo del caso le cuesta hablar de lo que vio y sus ojos se llenan de lágrimas, terriblemente conmocionada.  

Ayer, avanzada la tarde, unas 300 personas participaron de una marcha en Las Ovejas pidiendo justicia por Karina y su pequeña hija, repudiando además lo que consideran un acto “irracional” de violencia de género.  El diario “Río Negro” ayer se comunicó con Estéfani, quien tenía miedo, mucho miedo y al ser consultada sobre la presencia de custodia policial en su vivienda dijo “no tengo custodia, sólo me tomaron los datos y la declaración” y luego de una pausa prosigue “fui la única que lo vi, me da mucho miedo, el me vio, me conoce, ya me lo había cruzado unas horas antes”. La falta de custodia policial en la casa de la única testigo deja en evidencia una vez más la desprotección que sufren las mujeres y, en este caso puntual, una testigo.  

“Trato de borrar de mi mente, aunque sea por un minuto la escena de éste, ni persona, ni animal, no tiene nombre”. “Estar a sólo metros de ellas, de él, ver como estaba cegado, con tanto furia, se me parte el alma recordar la cara de ellas, escuchar las súplicas de esa mamá para que ya no continuara apuñalando a su hijita que intentaba correr mientras la tomaba del pelo y no dejaba ni un segundo de golpearla”, refirió Estéfani en su desgarrador relato.

 “Ver como introducía el cuchillo en esa madre, que sólo quería cubrir el cuerpo de su hija desvanecida” y continúa “me duele haber salido corriendo, en ese momento pensé en mis hijos, en mi vida, se que me vio y decidió irse, me conoció, lo había cruzado horas antes y me saludó de esa manera tan asquerosa de dirigirse hacia las mujeres”. 

Mirá también: Los oscuros antecedentes del doble femicida de Las Ovejas

“Espero que lo encuentren para que todos podamos salir a la calle sin miedo, me duele el alma” dijo la mujer que iba caminando por la calle cuando percibió los gritos y volvió sobre sus pasos cuando se encontró con la terrible escena. Luego de apuñalar a la hija y su madre salió corriendo y se perdió entre los pinos.  Anoche la comunidad marchó pidiendo justicia en una comunidad que considera que “cuando el Estado garantiza la impunidad y la libertad todas las mujeres están en riesgo”. (Redacción especial Minuto Neuquén)

Otras Noticias