Se reveló el siniestro plan del femicida de Las Ovejas

Lorenzo Muñoz mató a sangre fría a su ex Karina y a la hija de ella, Valentina
viernes, 23 de febrero de 2018 · 00:00

NEUQUÉN.-El desenlace trágico se podía proyectar: Es que todos sabían que Muñoz era una persona violenta, maltratador y "baboso" con las mujeres. El miedo se adueñó del pueblo: puertas y portones cerrados, gente que mira a través de las cortinas, temor, mucho temor mientras el autor del brutal doble femicidio de Valentina López (11) y Carina Apablaza (31) sigue sin aparecer.

5.000 hectáreas están en juego en la búsqueda y hay unos 60 policías trabajando, con el apoyo del helicóptero. Muñoz podría estar oculto en cualquiera de los puestos de crianceros, o quizá –sospecha la fiscalía– esté recibiendo ayuda de alguno de sus 19 hermanos.

Mirá también: La única testigo del doble femicidio de Las Ovejas teme por su vida

Mientras los rastrillajes se realizan, en la sociedad se mantiene una pregunta: ¿por qué Muñoz estaba libre? A las 9 de la mañana del jueves había sido notificado de que tenía que presentarse a una audiencia judicial. Ahí le iban a dictar la prisión preventiva porque desobedecía permanentemente la prohibición de acercarse a Carina, que había sido su pareja durante un año, y Valentina, a quien había abusado.

También estaban a punto de condenarlo por ese abuso a 3 años de prisión.

Siniestro plan. A las 9 lo notificaron y a las 13:15 Muñoz salió al cruce de Carina y Valentina en una curva de la avenida Pedernera, en el límite de este pueblo de 2.000 habitantes. Armado con un cuchillo de 20 centímetros de hoja (que aún no fue secuestrado) apuñaló primero a la niña y luego a la madre. Los investigadores creen que esta secuencia no fue casual y que el homicidio fue largamente planificado.

La fiscal jefe Sandra González Taboada aseguró que “tenemos claridad absoluta sobre cómo sucedió el hecho y quién lo ejecutó”. Como informamos, hay testigos que vieron el ataque. 

Después de consumar el doble femicidio, Muñoz se escabulló hacia una zona boscosa. Es casi seguro que alguien le prestó un caballo para facilitarle la huida.

En los alrededores de Las Ovejas hay zona de árboles plantados por el hombre y seguidamente Mallín Verde y Los Llanos, donde hay más de 5.000 hectáreas de bosques.

Los abusos

Valentina había manifestado en varios ámbitos los abusos a los que estaba siendo sometida por parte de Lorenzo Muñoz.

Uno fue la escuela, el otro ámbito una “célula” en la Iglesia Centro de Restauración Familiar en Las Ovejas. Las dos mujeres concurrían a ese lugar, pero en los últimos tiempos también se sumó Muñoz, quien refieren le habría manifestado “Que Dios te bendiga”.

Leer también: La desgarradora despedida del colegio a Valentina, la niña asesinada

Carina conoció a Muñoz en enero de 2016 en la fiesta de San Sebastián. Ella vivía en Cutral Co, y en abril de ese año se mudó junto con Valentina a la casa del hombre, que trabajaba como portero en una escuela.

En septiembre del año pasado Carina denunció el abuso sexual que sufrió la niña y estaba esperando el juicio. Mientras, Muñoz tenía prohibido acercarse a ambas, pero poco cumplía con esa restricción.

Lamentablemente ahora que se perdieron dos vidas el pueblo se llenó de policías que buscan al doble femicida. (Redacción especial Minuto Neuquén)

Otras Noticias