Alarma por numerosos casos de hidatidosis

Se detectaron varios casos en la zona rural de Neuquén
miércoles, 2 de mayo de 2018 · 09:51

ZAPALA.- La hidatidosis está presente en ambientes y lugares rurales de la provincia. Es una zoonosis que pocos tienen en cuenta a la hora de considerarla peligrosa.

La produce un parásito, que se localiza en el intestino del perro y que se transmite al humano al que le surgen quistes en el hígado y pulmón. Es un ciclo que empieza por el perro. Su transmisión sigue a partir de que el animal despide los huevos del parásito por medio de la materia fecal. Este proceso hace que se contamine el medio ambiente: el agua, la tierra, el pasto, y también el humano como pueden contagiarse fácilmente otros animales que se encuentren en el lugar.

La hidatidosis es un tema importante en la región. Es una enfermedad histórica en nuestra población. Antes no existían métodos para combatirla y había muchos casos en la provincia, ahora hemos podido reducir el número pero sigue siendo un problema importante y vigente”, comentó Gustavo Sangüesa, médico epidemiólogo y jefe del Departamento de Salud Ambiental de la provincia.

Esta parasitosis es detectada en diferentes rangos etarios. No simplemente se desarrolla en el humano adulto, es común que se diagnostique en niños.

Mirá además: Nena de primaria llevó cocaína para repartir entre compañeros

“Afecta tanto a los adultos como a los niños. Pero se puede ver sobretodo en los de menor edad por una simple costumbre de que los niños son lo que mayor afecto tienen con las mascotas, en este caso el perro. Y si el perro no está desparasitado, pueden contagiarse fácilmente”, acotó Sangüesa.

La enfermedad puede verse en zonas urbanas como en zonas rurales de la provincia. Pero según los datos del departamento de Salud Ambiental los lugares mas vulnerables son los que se encuentran en cercanías a la cordillera.

“La población mapuche es la mas vulnerable, específicamente las personas que viven en el campo. La mayoría de los niños mapuches originario de la zona, hijos de crianceros que crían ganado: chivos, cabras y ovejas, son los que en general quedan expuestos a la enfermedad. Esto pasa porque es común que la gente de campo tenga perros y les den de comer las vísceras de los animales faenados. Se convierte en un ciclo porque si el perro tiene hidatidosis deja en el ambiente el parásito y es probable que los animales también lo tengan. Y si la gente le da las vísceras vuelve el perro a adquirir el parásito”, explicó el médico epidemiólogo.

En la zona cordillerana es donde el problema se torna importante. Los lugares específicos donde se intensifica la enfermedad es en el centro oeste neuquino, que abarca Zapala, Loncopué, Las Lajas, El Huecú; y también la zona sur, Junín de los Andes, Las Coloradas, San Martín de los Andes, y las comunidades que entran en ese territorio. Más la zona norte de la provincia. No se descarta que las áreas urbanas queden exentas de la enfermedad.

Leer también: Encontró una isla, la alambró y puso carteles de propiedad privada. VIDEO

En la provincia hay entre 50 a 70 casos anuales de casos de hidatidosis. Específicamente en el 2017 hubo un total de 62 personas que contrajeron hidatidosis. En las zonas rurales existe otro promedio por la población que hay y va entre 9 a 10 casos anuales. “Según la OMS esta enfermedad se considera como desatendida. Nosotros lo que queremos es tratar de erradicar la enfermedad”, concluyó Gustavo Sangüesa, médico epidemiólogo. (Redacción especial Minuto Neuquén)

 

Otras Noticias