Empieza la chicana política - ESPECIAL MN

Quiroga arremete, Gutiérrez recurre a la base...

Los pormenores de un contexto político que parece barajarse entre tres. Ramón Rioseco busca ser parte importante de la contienda, con el apoyo “nacional y popular”.
jueves, 17 de enero de 2019 · 13:14

ESPECIAL MINUTO NEUQUÉN.- Horacio Quiroga cree que esta es su gran oportunidad. La tercera y quizás la vencida. Tranquilo, esperó el momento. Primero llegó la batalla emepenista a la que observó en silencio  y ahora es su turno para jugar.

La campaña empezó y clara muestra de ello tuvo lugar el martes pasado, cuando Pechi le dio la derecha al presidente del bloque de Cambiemos en la Cámara de Diputados, el radical Oscar Smoljan, para que hable y empiece a desplegar las debilidades de los demás candidatos. Como todos conocen, el más peligroso contendiente es el actual gobernador, Omar Gutiérrez, que se juega la reelección con la seguridad de su base política histórica: El MPN, su peso en la provincia y el apoyo de sus figuras clásicas.  

“Neuquén es una provincia humanamente pobre, atravesada por el consumo de estupefacientes y con sobrepeso infantil por mal nutrición”, dijo Smoljan, que prendió el ventilador. El mensaje fue un dardo directo hacia el ínfimo nivel de fondos (0,16% de los ingresos) que destina el gobierno actual a la cultura neuquina. También hizo referencia al no financiamiento del Museo Provincial de Arte Contemporáneo en Zapala, “que fue aprobado por unanimidad en la legislatura y que incluso tenía un espacio asignado por el municipio”, rememoró, con cierto oportunismo.

Smoljan además acusó al actual mandatario de focalizarse únicamente en la administración de la renta petrolera para sostener en acción la maquinaria de punteros y empleados estatales. El arma clara de Quiroga, su voz en el parlamento, levantó las banderas de  la educación de los ciudadanos, tan “aplazada” y olvidada por quienes ejercen el poder en la actualidad.  

Del otro extremo del ring, está Omar, el conciliador, el cauto, el que trata de sentar su proselitismo en la historia de su partido, en la base neuquina del espacio hegemónico del que forma parte.  “La campaña no debe basarse ni en la injuria ni el agravio”, repite una y otra vez.  Con su perfil moderado, Gutiérrez supo sortear vendavales fuertes con su vice rebelde, salió fortalecido y ahora encara una nueva etapa con un hombre valiosísimo como par (Marcos Koopman) que le brinda buena imagen, prestigio y esa renovación “joven” que reclamaban hace tiempo atrás los emepenistas.

Él sabe que tiene avales de peso y su fortaleza está más allá de sí mismo.  También es consciente de que apelar a la chicana no es lo suyo. Entonces prefiere sentar posición en los logros conseguidos, en la continuidad de un proyecto político con base de sustentabilidad y sobre todo, en Vaca Muerta y su desarrollo. 

La frase que repite como latiguillo, es la mejor publicidad que se puede hacer: “Cuando se decía que esta vaca estaba más muerta que viva, fuimos a buscar a los inversores y los convencí de que estaba más viva que nunca. Cuando en el país no cae un dólar de inversión, Neuquén crece y se desarrolla”, dijo el otro día.

 Lo cierto es que mientras Pechi arremete  y Gutiérrez va a lo seguro, los otros jugadores también presionan por ser parte jugosa en el combate. El que más puede tener posibilidades es el versátil Ramón Rioseco, que supo estar muy cerca del referente de Cambiemos y que ahora transita un camino peronista, pero ultra  “K”. El ex piquetero busca ganar posición aprovechando la relativa debilidad del MPN, (un partido demasiado atado al tema petrolero), y vapuleando una coyuntura nacional muy desfavorable que el oficialismo en el poder, supo construir.  

Lo que se manifiesta como evidente es que más allá de las disputas entre candidatos y sus estrategias, Neuquén tendrá la responsabilidad de abrir el año electoral, y se proyecta que ello traccionará un porcentaje importante de votos desde el ganador de  este comicio, hacia el resto del país. Por lo menos, ese es el efecto deseado y la buena consecuencia que pueden recibir, especialmente tanto el actual presidente, como aquella que supo ser la Jefa en épocas anteriores, o quizás también, algún “tapado” que logre atraer y hacer propia la “marca” de la victoria neuquina.

Pese a que el combate parece ser triangular, cualquier cosa puede pasar. Quedan poco menos de dos meses y todo lo que ahora permanece "velado", se hará evidente…

 

 Por Elizabeth Andrea Potenzoni para Minuto Neuquén

 

Leer también: 

“Haré campaña para que triunfe el MPN”

Arrancó el 2019 y se cierran las listas partidarias en Neuquén

Marcos Koopman, líder del BPN y hombre leal del gobernador

Comentarios

Cargando más noticias
Cargar mas noticias

Otras Noticias