"Posible tsunami en el lago Traful": El plan de acción de Neuquén por el alerta

Debido a un informe que trascendió, el Gobierno Provincial encargó nuevos estudios.
viernes, 4 de octubre de 2019 · 09:00

NEUQUÉN.- Fue informado que se dispuso de un plan de acción desde el Gobierno de la Provincia de Neuquén para determinar qué acciones preventivas deben llevarse a cabo con respecto al alerta emitida por un investigador de la Universidad de Buenos Aires (UBA), con respecto a la posible génesis de un tsunami en el lago Traful.

Al respecto Vanina Merlo, ministra de Ciudadanía de Neuquén, detalló que se pusieron en contacto con entes técnicos y científicos de Nación y con la Secretaría de Gestión de Riesgo y Protección Civil, para poner en marcha nuevos estudios que permitan determinar el grado de riesgo de tsunami y las posibles medidas a tomar en el lago Traful.

La funcionaria detalló en diálogo con una emisora radial que estos organismos activan un protocolo para que se conozcan todas las investigaciones sobre Traful que hicieron universidades públicas y privadas "para después ponerlas a disposición de la provincia”.

Además confirmó que con el Servicio Geológico Minero, Segemar, coordinaron la confección de nuevos estudios, y con el fin de llevar a cabo las tareas que hagan falta, acudirán al lugar varios geólogos. También, informó que se trabajará con la comunidad, por medio de Defensa Civil. 

Cabe recordar, como Minuto Neuquén informó, que fue Andrés Folguera, investigador en el Departamento de Ciencias Geológicas de Exactas UBA, quien hizo público el tema de que se pueda producir un tsunami en el lago Traful, debido a que existe un desplazamiento de 36 cm por año de una gran masa de roca de la ladera (de 3 por 10 km) que puede producir un derrumbe repentino en la villa donde viven actualmente 400 personas.

Estos fenómenos en lagos son bastante frecuentes, y si el espejo de agua, es muy profundo, más grande puede ser el tsunami que se produzca. El peligro es inminente, ya que el lago Traful, tiene una profundidad de 300 metros. 

Los cambios del lugar fueron varias veces estudiados. El último informe fue en 2017 y se pudo identificar que los árboles se hundieron debajo del agua, unos ocho metros. Ya en 1995 y en 2010 también se  habían realizado estudios del terreno y los cambios fueron significativos. (Redacción especial Minuto Neuquén)

Otras Noticias