¿Cuál es el verdadero riesgo de una ola gigante en Villa Traful?

La comisión de SEGEMAR evaluó la peligrosidad del desplazamiento brusco de una ladera.
sábado, 5 de octubre de 2019 · 12:03

Tras la advertencia de un especialista en geología de la Universidad de Buenos Aires (UBA) sobre el lago Traful, en la provincia de Neuquén, desde el Servicio Geológico Minero Argentino (SEGEMAR) confirmó que "es muy difícil” que se produzca una ola gigante o “tsunami" en ese lugar paradisíaco.

De acuerdo al trabajo de investigación de Andrés Folguera, miembro del Departamento de Ciencias Geológicas de Ciencias Exactas de la UBA, existe la posibilidad de un lagomoto en el charco neuquino. En su informe, el especialista detalló que el bosque sumergido en el lago se asienta en un bloque de roca que se desplaza hacia el fondo y que, si se produjera un desmoronamiento repentino, podría generar una catástrofe sobre la villa en la habitan unas 400 personas.

El bloque de roca en cuestión mide unos tres kilómetros de ancho y diez de largo y, según los cálculos realizados, se está desplazando unos 36 centímetros anuales, un movimiento muy rápido que da cuenta de la magnitud del proceso.

Debido a la gravedad de la alerta, la Dirección de Parques Nacional solicitó al Sistema Nacional para la Gestión Integral del Riesgo (SAGIR) la activación del Protocolo de remoción en masa, del cual el SEGEMAR tiene la responsabilidad primaria, requerimiento también que fue solicitado por el Ministerio de la Ciudadanía de la Provincia del Neuquén.

Entonces, SEGEMAR efectuó estudios complementarios al respecto y dio inicio a las actividades en la región en acuerdo y con el apoyo de las autoridades locales, provinciales y nacionales para evaluar el fenómeno, concluyó: "Dada las características mencionadas en esa zona del lago Traful, es muy difícil que se produzca un lagomoto”.

"De este modo se definirá un eventual sistema de monitoreo de la ladera inestable, para detectar si el movimiento se estabiliza o se acelera con el tiempo, a fin de prevenir un riesgo geológico mayor, que eventualmente podría originarse por una caída brusca del material de esa ladera al lago, desencadenada por movimientos sísmicos", agregó SEGEMAR en sus observaciones. 

Otras Noticias