Villa La Angostura: Terrible caso de mala praxis

Una inyección le provocó la parálisis de la mitad de su cuerpo.
viernes, 28 de junio de 2019 · 09:38

VILLA LA ANGOSTURA.- Un caso de acción médica negligente genera escozor en Villa La Angostura: Una mujer barilochense fue a atenderse por un problema de tiroides a la localidad y para evitar la operación le recomendaron un médico de dicha localidad. El tipo de terapia que realiza se llama "neural". Como le resultó interesante, acudió. Supuestamente lo avalaban 30 años de trayectoria. Además se cercioraron de que fuera un profesional matriculado.

Lo cierto es que tras recibir una inyección para intentar mejorar su afección, resultó con perjuicio enorme: Mitad de su cuerpo quedó sin movimiento. La joven mujer afectada (llamada Camila) posee tan sólo 26 años. Su madre, de nombre Susana Fernández, es quien encaró la denuncia por mala praxis.

 

La Terapia Neural trata de neutralizar dolores mediante inyecciones en puntos específicos del sistema nervioso.

 

De acuerdo a lo que comenta la señora, el profesional "le inyectó en el paladar blando y le pinchó el bulbo del cerebro". La joven no reaccionaba, estaba como en shock y la desatención unida a la falta de reacción del médico fue lo que siguió. Recién al día siguiente el doctor apareció y al ser interrogado sobre lo que le había aplicado, dijo que era procaína, una anestesia.

Luego la joven tuvo que ser llevada hasta Bariloche, donde en la Clínica San Carlos le hicieron una tomografía; allí le informaron que la joven sólo por milagro, no había muerto. Luego empezó a reaccionar con el paso de las horas. La mala praxis sin dudas, estuvo en la aplicación de la inyección ya que ello le provocó un  "edema en el cerebro y le afectó la motricidad", dijo Fernández indignada.

 

El presente de la joven la encuentra viviendo nuevamente con sus padres, llevando a cabo a diario  rehabilitación, que deben abonar en forma privada. No puede trabajar, ni estudiar, por ahora. 

La fiscalía de Villa La Angostura investiga el grave hecho desde el 14 de mayo por la fiscalía, se hicieron varias pericias, allanamientos en los consultorios del médico, donde secuestraron material informático y elementos esenciales con los que efectuaba los tratamientos. 

El galeno todavía no fue imputado, porque las procedimientos investigativos probatorios no concluyeron. Deben contar con ello para luego fijar la calificación legal que se le puede atribuir.Todo apunta a que la mala praxis es un hecho casi garantizado. Sus padres reclaman justicia. (Redacción especial  Minuto Neuquén)

Otras Noticias