"La peor noche...": Desgarradora crónica de la sobreviviente de la tragedia de Primeros Pinos

La mujer de 32 años comentó su vivencia traumática. Nadie se acercó a brindarle ayuda.
viernes, 27 de septiembre de 2019 · 14:59

Neuquén.- Se llama Georgina Oñate, tiene 32 años y pese a su corta edad, tuvo que vivir la peor tragedia: La pérdida de dos amigos, Daniel Venegas (24) y Francisco Herrera (57) y decenas de horas de angustia en las que pensó que su vida se apagaba. Ella es la única sobreviviente del terrible episodio de Primeros Pinos, acontecido el pasado  20/09 en Neuquén.

Ellos estaban regresando de una reunión religiosa, celebrada en una iglesia de Aluminé, e iban con destino a Plottier por la ruta 13. Pero el destino les jugó una mala pasada y la nieve acumulada no los dejó avanzar. Sin señal en los celulares y sin poder pedir ayuda, los hombres decidieron salir de la Toyota Hilux e ir para ver si hallaban a alguien. Esa noche, Georgina la pasó sola, con temperaturas extremas, y sus pares fueron encontrados a varios de Primeros Pinos, a la otra mañana sin vida, producto de la extrema hipotermia que sufrieron.

“Estoy tratando de sobreponerme a la situación día a día. Muchos aseguran que fuimos inconscientes, pero no había ninguna señalización en la ruta que indicara que el camino estaba intransitable", cuenta Georgina, conmocionada.  

Y al contar como sucedió todo, relató la crónica que la transformó en la única sobreviviente: “Estábamos transitando bien hasta la subida en la que la camioneta se quedó. Francisco dijo que la pasábamos, dio marcha atrás y subimos, pero la camioneta se corrió para un costado y ahí nos quedamos. Intentamos sacarla, saltamos arriba de la caja, no teníamos ni una pala, y no pudimos salir, ahí Rulo se acordó que habíamos pasado por un lugar donde había una máquina y dijo ‘voy hasta ahí, la sacamos, la usamos y la devolvemos”.

Francisco y Georgina se quedaron en la camioneta y el joven de 24 años se fue y regresó a las dos horas, sin  novedades. Tomaron mate, comieron algo y   Francisco dijo que iba a salir, "que sabía que cerca estaba la Gendarmería”, contó la mujer. 

Con poco abrigo, los dos hombres salieron a buscar ayuda: Ella les prestó su campera al hombre mayor quien sólo llevaba una remera de manga larga y un chaleco. Y rememora: "Empezó a oscurecer me empecé a preocupar. Lloraba, era lo único que podía hacer. Francisco me había dicho que mantuviera las balizas prendidas. Y cuando estaba oscuro empecé a tocar bocina, prender las luces, para que ellos escucharan si se habían desorientado", expresó entre lágrimas.

 

Pasó la noche en vela, con un frío extremo, salió a buscarlos pero no encontró rastros qué seguir y decidió volver. Era ya la mañana y las novedades no surgían. “Tenía mucho frío, prendí la camioneta, y en esas prendidas y apagadas se quedó en contacto y se agotó la batería, y me entré a desesperar. Dije ‘voy a morir”, rememoró la mujer, que luego se refugió en su fe religiosa: “Le pedí a Dios que no quería morir, que necesitaba una oportunidad”. 

Allí se quedó dormida y de pronto se topó con el personal de Gendarmería que acudía a su rescate. “Pensé que lo había logrado, que Dios me había escuchado y me había salvado”. La ilusión se apoderó de Georgina creyendo que los rescatistas ya había hallado a sus compañeros de iglesia pero cuando le dijeron que no, ella quedó totalmente destruida.

Y quebrada, la mujer salvada de Primeros Pinosconfesó: “Fue la peor noche de mis 32 años. Más que miedo, era desesperación de no saber dónde estaban los chicos. Salieron a esa hora para volver temprano, pero no volvieron. Lo que nos pasó a nosotros no se lo deseo a nadie, pero no fue culpa nuestra"

Lo cierto es que Georgina espera que alguien se acerque a brindarle contención, pero, hasta ahora ninguna autoridad se ha acercado a hablar con ella, ni ninguna organización provincial le ofreció ayuda terapéutica.

Como una trampa del destino, la única sobreviviente del terrible episodio de Primeros Pinos, es nuevamente víctima de una sociedad indiferente y de la desidia de un Estado, que siempre va detrás de los acontecimientos. (Redacción especial Minuto Neuquén)

Otras Noticias