"Golpes, selfie y perversión": ¿Hubo emoción violenta en el parricidio de Zapala?

Buscan saber si Matías y Fernando Jara actuaron bajo esta forma.Toda la información.
martes, 28 de enero de 2020 · 08:57

NEUQUÉN.- Se conocieron detalles del parricidio de Zapala y causan escosor. Los golpes eran el saludo diario, la violencia, el clima cotidiano. Cada día, la familia Jara, encaraba la jornada con miedo de que sea el último. Orlando Jara, el mecánico de 51 años que resultó asesinado al ser decapitado por sus hijos,era borracho. Llegaba a su casa siempre con ira y el domingo al entrar a su vivienda de Zapala volvió a repetirse la escena: cuando se enteró que Matías y Fernando estaban  durmiendo, agarró un cuchillo, subió las escaleras y amenazó con matarlos.

Los gritos de Hilda, su esposa, y los ruegos de otra  hija anuló la acción. Fue allí que pasado unos minutos volvió a atacarlos, mientras la mujer llamó a la la Policía. El mayor le golpeó el maxilar con un hierro,desde adentro hacia afuera, donde estaba Orlando,que no paraba de amenazarlos. Efectivos de la Comisaría 48 escucharon todas las amenazas. La mujer pedía intervención urgente de los agentes, les pidió que se lo llevaran a Orlando, pero ellos sólo preguntaban si ella quería hacer la denuncia, pero si ella salía del interior de su casa en Zapala, el hombre enfurecido la mataba antes.

Luego Orlando se fue a la casa del vecino, el patrullero se fue, e Hilda entró a la vivienda. Pero la violencia siguió y ni bien se acercó de nuevo a la vereda para amenazar a sus hijos, éstos salieron a la calle y lo asesinaron de la forma brutal en que Minuto Neuquén informó ayer.

Una lanza de acarreo de vehículos había sido agarrada por Fernando, de 27 años,  y con ella golpeó a su padre varias veces en la cabeza y en el tórax. Su hermano Matías, de 21 años, le arrojó una piedra directo a la cabeza y luego, lo acuchillaron en cuatro oportunidades.

El traumatismo grave de cráneo y dos heridas punzocortantes al corazón, fue el causal de deceso de Orlando Jara,según se desprende de la pericia forense practicada por el parricidio. El cuerpo presentaba golpes por todo el cuerpo y otras dos puñaladas, una en la cabeza.

"Selfie". Fue en forma posterior que Fernando decapitó a su padre, colocó la cabeza sobre su tórax, tomó una fotografía en medio de esa escena dantesca y se la envió a un amigo. Esta prueba es fundamental para demostrar la autoría, pero también podría ser tomada por la defensa para poder demostrar cierta emoción violenta.

"Se defendieron de otro ataque de su padre", es lo que coincide en todos los testimonios recabados. Varios vecinos y tres testigos presenciales fueron los que observaron el horrendo parricidio. Ello, sumado a las diferentes pericias que faltan efectuar, determinarán más acabadamente la conducta que tuvo cada uno de los hermanos. Como informamos, los hijos  fueron acusados de homicidio agravado por el vínculo, este lunes. Se informó que por la gravedad de los hechos acontecidos en Zapala, podrían cumplir condena de prisión perpetua. (Redacción especial Minuto Neuquén)

 

Más de

Otras Noticias