La Ruta Nacional 22 tendrá una renovación total

La municipalidad planea transformarla en una avenida de cinco carriles.
sábado, 8 de febrero de 2020 · 17:01

La multitrocha de la Ruta Nacional 22 será transformada en una avenida de cinco carriles en cada mano gracias al ambicioso proyecto de la municipalidad de Neuquén. Además, se realizarán veredas, sendas, bicisendas y estacionamientos a 45 grados en algunos tramos.

Esta noticia la reveló el secretario de Coordinación e Infraestructura de la ciudad, Alejandro Nicola. Según publicó Lmneuquén, el plan abarcará áreas de ingeniería, especialistas ambientales y en tránsito. Asimismo, se consultará a los actores directamente involucrados, como los responsables de comercios y empresas asentadas a la vera de la actual ruta.

Se cree que el llamado a licitación para las obras en la ruta se realizará en septiembre y se financiará con recursos propios del municipio. De todas formas, se buscará que el gobierno nacional otorgue fondos para las obras. El intendente Mariano Gaido ya empezó a reunirse con el ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis.

La 22 se construyó con características de una ruta nacional y cumple funciones de eso, más allá que se la reemplazó por la autovía norte. Se la hizo elevada en su momento por las crecidas del río pero hoy la mayor problemática es que cuando llueve hace de dique y los comerciantes del bajo lo sufren”, mencionó Nicola.

La primera etapa consistirá en llevar la ruta a nivel, para después construir la bicisenda y la senda peatonal en el centro de la avenida, que separará las dos manos del tránsito. Las actuales colectoras de la multitrocha se mantendrán habilitadas hasta la finalización de esos trabajos para no generar más complicaciones al tránsito. Una vez terminada la zona central se intervendrán los laterales para después vincular todo el corredor.

La avenida tendrá diferentes características: En la parte más comercial las veredas serán más anchas, mientras que en otra sección se prevé la construcción de dársenas para vehículos en 45 grados, espacios para carga y descarga de mercaderías y un carril destinado al transporte público urbano de pasajeros que hoy no circula por la ruta.

Uno de los grandes objetivos de esta obra es la posibilidad de planificarse por etapas sin la interrupción total del tránsito y que, de manera simultánea, se genere la menor cantidad de inconvenientes para los habitantes de la zona y los comercios aledaños. “Nadie tiene duda de los beneficios, pero es una obra que hay que organizarla y diseñarla para que tenga el menor impacto y perjuicio posible”, apuntó Nicola.

Otras Noticias