Jorge Laurín: toda una vida relacionada a la música en Zapala

Recuerdos, vivencias, anécdotas, y su proyección de cara al futuro.
martes, 30 de junio de 2020 · 16:29

Continuamos dialogando con referentes musicales de la ciudad de Zapala, quienes a través de los años han mantenido intacta la vigencia, pero que además, y luego de superar la etapa de la pandemia, se proyectan artísticamente hablando, de cara a un futuro no muy lejano. Es el caso de Jorge Laurín, músico y docente, integrante de una tradicional familia zapalina, quien mantuvo una grata entrevista con Minuto Neuquén.

“Soy alumno y a la vez profesor en la Escuela de Música, porque yo soy de esas clases de personas que no cree, que quien llega a una estación, se deba bajar… porque en la vida todas son estaciones, y si  bien uno puede bajarse como ocurría hace años con el tren “El Zapalero” o el “Ferrocarril Sud”, poder bajarte cinco minutos, fumarte un cigarrillo y luego seguir; pero la vida es eso, no hay una estación en la que uno (me parece a mí), debiera quedarse”.

“Las herramientas siempre están, y principalmente la curiosidad es la que mueve todo... la curiosidad por conocer y por aprender cosas nuevas, tal es así que he aprendido muchísimo en la Escuela de Música, como así también he aprendido como docente. En lo que respecta a los establecimientos de educación media, estoy dando clases de música en el CPEM N° 36  de Zapala y el CPEM N° 37 de Mariano Moreno, y la verdad es que es muy lindo la posibilidad y el contacto de poder dialogar con los jóvenes, porque ellos contagian alegría”.

“Estamos transitando estos días de aislamiento por la pandemia, pero también este temporal de nieve que llegó a Zapala, el cual me hace recordar a la infancia y juventud, y me hace reflexionar, volviendo la mirada atrás, observando cómo se superaban las dificultades con mucho menos recursos, teniendo en cuenta que llegaba a nevar hasta un metro de altura”.

“Por supuesto que mi familia tuvo mucho que ver con la pasión y el amor que tengo por la música, principalmente por parte de mi madre, nacida en Aluminé, y de mi abuela. Mi padre nació en Chos Malal, pero no lo veo a él vinculado a la música. Me trae recuerdos los viajes que hacíamos a Villa Regina para visitar a mi abuela, y estando todos en la cocina de una casita muy humilde, ella se escapaba unos minutitos a una pieza para tocar la guitarra, pero lo hacía en silencio y a escondidas”.

“Siendo yo muy chico, recuerdo que mis hermanos Cacho y Néstor  tocaban la guitarra, tal es así que en casa había una guitarra, pero era para diestros, y yo soy zurdo… y no me quedó otra que aprender a tocar con la derecha”.

“Toda mi carrera como estudiante la hice en la Escuela Normal, desde Jardín de Infantes en sala de 5 años, luego la primaria, hasta finalizar 5° año de la secundaria. En los actos escolares prácticamente no tengo recuerdos de haber participado, porque eran todos muy académicos y la maestra de música, Sra. Masmela, los orientaba artísticamente a la danza y a la dramatización, y la verdad es que yo no me sentía fuerte en esa temática”. Pero sí, al ingresar a la secundaria, yo mismo generé espacios musicales, inclusive un proyecto que se llamó –Canto Joven-, del que guardo los mejores recuerdos y que siempre recordamos con algunas compañeras".

“Además, en la secundaria tuve como profesores a Rosy Tisot y Raúl Di Blasio, y la mirada que ellos tuvieron de la música, también fue distinta, y eso me ayudó de alguna manera en mi última etapa en la Escuela Normal. “Luego integré (en la última etapa), el Coro Polifónico Municipal, dirigido por Di Blasio. A posterior, Raúl me convoca para ir al Festival de Cosquín,  junto a Miguel Carro y a mi hermano Cacho, representando a la provincia de Neuquén, en una actuación que todavía recuerdo y que para nosotros fue inolvidable”¸ recuerda muy emocionado Jorge Laurín.

Otras Noticias