PLOTTIER

El Concejo Deliberante de Plottier analiza prohibir la venta de agrotóxicos en la ciudad

Apuntan al glifosato y glufosinato de amonio, que son usados en el cultivo de frutas y en la jardinería.
miércoles, 4 de agosto de 2021 · 17:36

El Concejo Deliberante de Plottier comenzó a tratar un proyecto de ordenanza municipal que plantea la prohibición de la venta, acopio y utilización de agrotóxicos. Particularmente se trata de dos sustancias: glifosato y glufosinato de amonio. Ambos químicos son utilizados en la producción de frutas de carozo y también en actividades vinculadas a la jardinería urbana y el desmalezamiento.

En caso de aprobar esta propuesta, la ciudad neuquina podría convertirse en la primera localidad libre de agrotóxicos en la provincia. Si bien estos productos están prohibidos en más de 30 países debido a sus niveles de toxicidad, actualmente son de venta libre en las forrajerías de Plottier.

El proyecto de ordenanza ya fue debatido por las comisiones del Concejo Deliberante y luego de su tratamiento, los concejales coincidieron en la necesidad de convocar a las autoridades del Ente de Desarrollo Económico de Plottier (EDEP) y de la Dirección de Medio Ambiente local para escuchar sus opiniones.

La semana que viene se realizará la reunión ampliada, en la que esperan conocer en detalle cuál es el nivel de utilización de estos agrotóxicos en las chacras como también profundizar en las experiencias que hay sobre su uso en la localidad. De lo que se defina en esa instancia dependerá que se pueda dar despacho o no a la iniciativa.

Los agrotóxicos se utilizan para la producción de cerezas, entre otras frutas de carozo. 

 

Por qué impulsan el proyecto

La propuesta fue presentada por el concejal Matías Ramos, perteneciente al partido Evolución, quien explicó que el glifosato y glufosinato de amonio son productos de alta toxicidad que “contaminan el suelo, el aire y el agua de las napas y ríos”.

Ramos es recocido por su activismo vinculado a la ecología.

Ramos se explayó y señaló que hay cientos de estudios científicos que revelan los efectos negativos de estos químicos en el medioambiente y en la salud de animales y humanos. “Abunda la evidencia científica de enfermedades cutáneas, respiratorias, cáncer, envenenamiento, malformaciones, abortos involuntarios, contaminación del suelo, agua, y biodiversidad en general”, argumentó el edil.

Por último, remarcó que se trata de una propuesta que intenta revertir los efectos de la utilización de estas sustancias, que comenzó en la década de 1990 a partir de la expansión de los cultivos de soja. “En Plottier no queremos comer, beber ni respirar agrotóxicos mortales”, finalizó.

Otras Noticias