Aguada San Roque

Explosión en la escuela 144: llegó el sentido y tan esperado homenaje en Aguada San Roque

Se trata de un recuerdo para la maestra que falleció en el hecho.
martes, 14 de septiembre de 2021 · 10:10

En la última aula del ISFD en el cual estudió Mónica Jara, la docente fallecida en la escuela 144, se respira un aire diferente. Es que se colocó una placa con su nombre, para honrar su memoria. Aguada San Roque quedó totalmente conmocionada con este hecho y era esperable que, de alguna manera, se reconozca a quienes padecieron esa tragedia.

Aguada San Roque es una localidad ubicada en el departamento de Añelo. 

Cuando el calefactor sufrió la explosión, aquel fatídico 29 de junio, la docente de tan solo 34 años cumplía su primera suplencia en la escuela 144 de esta pequeña localidad neuquina, que funciona también como albergue. El homenaje fue ayer 13 de septiembre por la tarde, en presencia de sus allegados y los dirigentes de los diferentes sindicatos docentes UnTER y ATEN. 

El cariño y la emoción fueron parte del clima que se vivió al destapar la placa que llevaba el nombre de "Maestra Mónica Jara". Posteriormente, se le entregó el título a sus familiares que la educadora tendría que haber recibido y que certifica que completó sus estudios de profesorado.

La docente falleció el 12 de julio: tenía quemaduras severas debido al hecho. 

En el acto, se hizo alusión a que el reclamo de justicia por Mónica y su familia debe seguir vigente, y el dolor generado por el suceso debe resignificarse para obtener el total esclarecimiento y responsabilidades de lo acontecido en Aguada San Roque, para tratar de garantizar que algo así no suceda nuevamente. Cabe recordar que, por el hecho, el sindicato docente reclamó la renuncia de la ministra de Educación, Cristina Storioni. 

El pasado 27 de agosto, día del aniversario de la localidad, ATEN, el gremio docente, pidió que se construya un nuevo edificio escolar en otro sitio geográfico.

 

Quién era Mónica

La joven mujer, que había nacido y pasado su infancia en Barda del Medio, estaba recién recibida y aunque aún no le había sido entregado el certificado de sus estudios completos, ya podía desempeñarse en su rol. Fue así que apenas se hizo posible el regreso a las clases presenciales, asumió el desafío de encarar su primer trabajo en plena pandemia, con una suplencia en la escuela albergue de Aguada.

La explosión en la escuela 144, de nivel inicial y primario, la única del pueblo de 300 residentes, ocurrió en el albergue de las niñas.

Se inició el ciclo lectivo y el gremio docente había advertido que, en muchas escuelas, no estaban dadas las condiciones. Esa alerta se convirtió en realidad en el establecimiento 144, en el cual la explosión de un calefactor generó el deceso instantáneo de dos trabajadores y, tras 13 días de lucha internada en grave estado, el posterior perecimiento de Mónica.

El gremio ATEN destacó que en dicho evento se resaltó quién fue Mónica, "sus valores y motivaciones, su calidad humana e inteligencia al momento de estudiar la carrera". El mejor recuerdo para ella será que se busque irrenunciablemente la verdad. 

Otras Noticias