Cuáles son los protocolos para los salones de fiesta

La Municipalidad de Neuquén aclaró qué sucederá con los boliches bailables.
sábado, 4 de septiembre de 2021 · 10:29

A partir del próximo lunes, los salones de fiesta podrán reabrir sus puertas. Así lo habilitó la Municipalidad de Neuquén luego de que los dueños de los locales de eventos reclamaran retomar sus actividades, que son su fuente de ingresos.

De acuerdo con las explicaciones que brindó la subsecretaria de Comercio, Gabriela Cagol, los locales de eventos podrán abrir con un aforo del 70 %, es decir, para unas 100 o 150 personas.

Cipolletti realizará la primera fiesta sin burbujas.

Además, en la pista de baile de los salones, quienes asistan tendrán que distribuirse en burbujas de hasta 10 personas, con distanciamiento y barbijo. "Preferentemente, nosotros recomendados que sean al aire libre, pero en el caso de ser adentro las burbujas se plantearon por mesas", señaló la funcionaria.

Por último, Cagol aclaró que los salones de fiesta podrán abrir hasta la 1 de la madrugada, pero que los eventos en sí (cumpleaños o casamientos) podrán continuar hasta las 3 de la mañana sin pista de baile.

 

19 meses cerrados

Luego de que la Municipalidad de Neuquén habilitara las pistas de baile de eventos familiares con aforo, los dueños de boliches pidieron abrir las puertas de sus locales con protocolos.

A pesar de que los empresarios de las discotecas propusieron iniciar sus actividades con todas las medidas de cuidado necesarias y con el aforo correspondiente, desde la gobernación local respondieron que todavía faltan las habilitaciones a nivel nacional y provincial para permitirles funcionar de nuevo.

El dueño de uno de los boliches de Neuquén, Héctor Valenzuela, contó que desde hace 19 meses tiene el local cerrado. "Hicimos el pedido a la Municipalidad, pero no nos dan ninguna respuesta", lamentó el empresario de La Casona.

Según explicó Valenzuela, el Ejecutivo local les propuso a los dueños de boliches abrir sus puertas, pero bajo la categoría de confitería, es decir, con mesas dispuestas para el consumo de bebidas y/o comida. El problema, es que la dimensión de algunos locales permite poner pocas mesas y eso no es rentable.

Los boliches junto con la gastronomía y el turismo fueron uno de los sectores más golpeados por la pandemia.

“Si lo abrimos como confitería apenas llegamos a cubrir los costos", subrayó el empresario. "Se hacen fiestas clandestinas con 100, 200 y hasta 400 personas, y ahí no hay ningún tipo de control", se quejó el dueño de La Casona, quien aseguró que es mucho más seguro que los neuquinos bailen en boliches donde se cumplen los protocolos que en un lugar donde no hay ningún tipo de control.

"Queremos que la libertad sea para todos, lamentablemente somos pocos los que tenemos habilitación como local bailable", señaló Valenzuela en alusión al permiso para salones de fiesta.

Desde el Municipio, reiteraron que no pueden habilitar los boliches porque no está permitido ni a nivel nacional ni provincial. No obstante, a principios de agosto la Provincia de Río Negro habilitó los locales bailables con un sistema de burbujas y aforo reducido.

Otras Noticias