Neuquén

Violencia de género: un policía de Neuquén, acusado de atacar a su expareja, irá a juicio

Actualmente el efectivo está con prisión domiciliaria, y la víctima recibe asistencia psicológica.
jueves, 27 de enero de 2022 · 15:39

Esta semana se conoció que el policía del norte de Neuquén que se encuentra con prisión domiciliaria pronto será sometido a juicio oral por intento de abuso a su expareja y por amenazarla de acabar con su vida cuando ella quiso terminar con la relación.

Lamentablemente, los dos hechos de violencia de género por parte del policía neuquino hacia la víctima ocurrieron mientras la hija que tienen en común dormía en una habitación contigua. El fiscal jefe, Fernando Fuentes, es quien lleva adelante el legajo que acusa al uniformado de Neuquén.

El policía consiguió, en septiembre del 2021, que le concedieran prisión domiciliaria.

 

Cuándo ocurrieron los ataques

La acusación contra el policía consta de dos hechos de violencia, el primero ocurrió a principios del año pasado, los días 28 y 29 de enero, cuando cerca de las 16:00 horas la víctima le comunicó a su expareja, un efectivo de 23 años, que quería ponerle fin a la relación.

Sin embargo, de acuerdo con la imputación realizada por el fiscal jefe Fuentes, el uniformado extrajo su arma reglamentaria, se la apoyó sobre su propia cabeza, luego apuntó contra la mujer y le dijo: “De acá salimos todos sin vida”.

Las víctimas también se pueden comunicar al 148.

En ese momento, la víctima sufrió un ataque de pánico que, como consecuencia, le impidió pedir ayuda. El policía, a modo de vigilia, se quedó hasta la noche en la vivienda de su expareja y luego se retiró.

No conforme con la situación, el efectivo policial regresó a la vivienda de la víctima el 17 de febrero de 2021, para volver a amenazarla con su arma reglamentaria y exigir que le permitiera el ingreso a su hogar.

Por el momento, no se comunicó la fecha del juicio.

Ante la situación, la mujer lo dejó pasar y una vez dentro, de acuerdo con las declaraciones en la fiscalía, el hombre se arrodilló frente a su expareja para pedirle perdón, sin embargo, más tarde volvió a agredirla e intentó violarla, sin dejar de tener su arma reglamentaria en la mano.

Los ataques por parte del policía ocurrieron mientras la hija que tienen en común dormía en una habitación contigua. Horas más tarde el imputado se retiró del hogar.

En la provincia funciona un centro de abogados y abogadas para víctimas de violencia de género. 

Ahora, se comunicó que se le formularán cargos por amenazas agravadas por el uso de arma de fuego y abuso sexual simple agravado por el uso de arma reglamentaria. Por su parte, la fiscalía pedirá un juicio oral y que se le aplique al policía una pena superior a los 3 años de prisión.