PIAP Neuquén

Esperan que la planta industrial de Neuquén comience a producir agua pesada en 25 meses

La producción nacional del principal insumo que utilizan las centrales nucleares, permitirá sustituir las importaciones que se realizan desde 2017, cuando cerró la planta industrial de Neuquén. Además, esperan convertirse en “proveedor internacional de agua pesada”.
lunes, 22 de mayo de 2023 · 18:24

La Planta Industrial de Agua Pesada (PIAP) de Neuquén, se encuentra bajo un “plan de acondicionamiento”, con un plazo estimado en alrededor de 25 meses, lo cual le permitirá retomar la producción local de “un insumo clave para la operación de las centrales nucleares”, y sustituir las importaciones, que realiza el país, desde el cierre en 2017”.

La presidenta de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), Adriana Serquis, explicó los alcances del acuerdo del gobierno nacional, para “la recuperación de la primera línea de producción de la planta”, con una inversión de 20 mil millones de pesos, y que permitirá retomar la producción de agua pesada en la provincia de Neuquén.

Planta Industrial de Agua Pesada de Neuquén. Fuente: (Vaca Muerta News).

La PIAP es propiedad de la CNEA y está operada por la Empresa Neuquina de Servicios de Ingeniería (ENSI), y cuenta con un diseño original que le permite “una capacidad de producción de 200 toneladas anuales de agua pesada, que es uno de los insumos principales en las centrales nucleares argentinas de Atucha I y II y Embalse Río Tercero, que utilizan como combustible el uranio natural. “La PIAP es la planta más grande del mundo”, recordó Serquis y apuntó que representa un bien estratégico del país, porque “garantiza completar el ciclo del combustible nuclear”.

El Programa que puso en marcha el gobierno nacional, abre la posibilidad de “estudiar un plan de negocios orientado a la provisión de clientes extranjeros que utilizan el producto como “insumo para electrónica y usos médicos”, señaló la titular de la CNEA, y explicó que “la planta tiene dos líneas de trabajo que en 2017, discontinuaron su producción y se pusieron en modo de conservación y mantenimiento, “disminuyendo la planta de personal de 400, a menos de 100 empleados”.

La PIAP de Neuquén tiene un potencial de producción de 200 toneladas anuales. Fuente: (Ámbito).

Para cubrir la demanda de la empresa Nucleoeléctrica Argentina, que opera las centrales nucleares, “se debió suplantar la falta de producción de la PIAP, importando el insumo”, debiendo realizar en 2020, dos compras a Rumania de 6 y 15 toneladas y una tercera el año pasado, de unas 15 toneladas “que aún no llegan al país”, remarcó la funcionaria.

Plan de Recuperación

La idea es poner en funcionamiento una de las dos líneas para producir entre 80 y 100 toneladas al año, lo cual “permitiría proveer las necesidades actuales de las centrales y exportar el resto”, sostiene la presidenta de la CNEA, y remarcó que “en 25 meses podríamos volver a poner en producción la PIAP”, con la posibilidad de exportar el producto, no sólo con destino a energía nuclear, sino “para la utilización en medicina o la industria de semiconductores”, amplió.