JUDICIALES

Estafa con planes sociales: por “aprietes y acoso”, piden la prisión preventiva para Ricardo Soiza

El fiscal de la causa, Juan Narváez, y el fiscal jefe, Pablo Vignaroli, ofrecieron una conferencia de prensa.
jueves, 6 de julio de 2023 · 18:13

Por la "desaparición de dispositivos electrónicos y conductas relacionadas a aprietes y acoso a personas que tenían información del caso y que no se sentían en condiciones de brindarla en fiscalía", el fiscal de la causa por la estafa con planes sociales, Juan Narváez, y el fiscal jefe, Pablo Vignaroli, informaron que pedirán la prisión preventiva para el exdirector de Planes Sociales de la Provincia, Ricardo Soiza.

El pedido también se hará para los otros dos principales involucrados en la investigación: el director de Fiscalización, Néstor Pablo Sanz, y el encargado del Departamento de Gestión de planes Sociales, Marcos Osuna, quienes se encuentran prófugos de la Justicia.

La Policía detuvo esta mañana a Ricardo Soiza y allanó un restaurante de su propiedad. Fuente: (Javier Manzano - Minuto Neuquén).

Narváez reveló que en las últimas horas se realizaron cinco allanamientos en simultáneo: uno en el restaurante Faraón, propiedad de Soiza; otro en una chacra y los otros tres en los domicilios de los imputados. Como resultado, se secuestraron dispositivos informáticos y dinero en efectivo.

Por su parte, Vignaroli explicó que solicitarán la prisión preventiva en lugar de formular cargos “porque primero tenemos que reunir evidencia y precisar hechos y responsabilidad”. Y agregó: "Hemos avanzado en algo que pensamos que no íbamos a poder salir. Hemos podido saltar ese corset".

Ricardo Soiza, exdirector de Planes Sociales de la Provincia.

La millonaria estafa se consumó entre 2020 y 2022, pero recién se conoció a finales de julio del año pasado, luego de que un beneficiario de los planes sociales denunció que le habían vaciado la cuenta y colocó la denuncia en el Banco Provincia del Neuquén.

El ardid utilizado fue la entrega de subsidios por unos 8 mil pesos a una gran cantidad de beneficiarios, quienes recibían las tarjetas con las claves, pero las tenían que entregar a otras personas para hacer extracciones en los cajeros. Los montos asignados rondaban los 50 mil pesos y los involucrados se quedaban con la diferencia, es decir, unos 42 mil pesos por cada subsidio.