POLICIALES

Prisión preventiva para la Gitana, que estuvo prófuga 10 años y vivía a dos cuadras de una comisaría

Patricia Costich fue acusada de coautora del homicidio del hotelero de Junín de los Andes, Alfredo Roca Jalil, ocurrido en el 2014. La atraparon una década después. Se escondió en Buenos Aires y hace cinco años residía a 200 metros de la Comisaría Primera.
martes, 2 de abril de 2024 · 06:27

En horas del mediodía del lunes 01 de abril, Patricia Lucrecia Costich fue acusada por el crimen del hotelero de Junín de los Andes, Alfredo Roca Jalil. La fiscalía le imputo el delito de homicidio en ocasión de robo, como coautora, informaron desde el Ministerio Público Fiscal. La Gitana permanecía prófuga desde Semana Santa de 2014 y diez años después fue capturada por Gendarmería Nacional.

Luego de ser aprehendida el domingo 31 de marzo y verificar su identidad, la mujer fue trasladada a Zapala, donde se le realizó la formulación de cargos. Además, la asistente letrada, Elizabeth Pellicer, solicitó cuatro meses de prisión preventiva, pero la juez de garantías que intervino no dio lugar al pedido y dispuso un plazo de un mes para poder continuar con la investigación.

Patricia Costich. Fuente: (Facebook).

Patricia Costich fue detenida por Gendarmería Nacional cuando realizaba los trámites migratorios en el Paso Internacional Pino Hachado para cruzar a Chile. Según confiaron fuentes cercanas a la comunidad zíngara, pese a tener un documento con otra identidad -Mirta Castillo-, la Gitana se presentó con su verdadera identidad.      

Fuentes consultadas por Minuto Neuquén, relataron que luego de perpetrar el crimen contra Roca Jalil, la Gitana escapó a Buenos Aires, donde fue recibida por familiares y permaneció escondida allí hasta el 2019, cuando decidió regresar a Neuquén junto a su marido e hijos. Se instaló en una vivienda ubicada en calle Alderete, en pleno centro de la ciudad.

Salcedo fue condenado a 22 años de prisión. Fuente: (Facebook).

Lo llamativo es que mientras los oficiales de la policía provincial declaraban que la Gitana se escondía en distintas provincias, ayudada por la comunidad zíngara, Patricia Costich dormía a solo dos cuadras de la Comisaría Primera y lejos de esconderse, llevaba una vida normal.

Una década atrás –Semana Santa del 2014-, el salvaje crimen del hotelero Alfredo Roca Jalil, conmocionó a la comunidad de Junín de los Andes. Por la muerte del empresario fue detenido y condenado a 22 años de cárcel, Gabriel Salcedo como coautor del “robo seguido de muerte”. Sin embargo, y a pesar de que los testigos identificaron a la acompañante de Salcedo, la mujer desapareció y se mantuvo oculta -o no tanto- hasta el 31 de marzo pasado.