FALTA DE GAS

Darío Martínez dijo que la crisis del gas es por falta de conocimiento y gestión

El exfuncionario nacional dijo que la magnitud del problema autoprovocado por Javier Milei, ya está impactando en el abastecimiento de las centrales térmicas que generan Energía Eléctrica.
miércoles, 29 de mayo de 2024 · 23:20

El exsecretario de Energía de la Nación y actual diputado provincial, Darío Martínez, se manifestó respecto a la actual crisis de desabastecimiento de gas que vive el país y dijo que está generada por una suma de ignorancia acerca del sector, por la impericia para resolver, y por el fundamentalismo económico que tiene el Gobierno de Javier Milei. 

Martinez dijo que sobra gas en el país y aseguró que lo que falta es conocimiento, conciencia de la magnitud del problema y sus efectos y gestión.

Darío Martínez. Fuente: (X).

Además el legislador adelantó que la magnitud del problema que autoprovocó Javier Milei no solo deriva en corte de abastecimiento a las estaciones de GNC y a industrias, sino que ya está impactando en el abastecimiento de las centrales térmicas que generan Energía Eléctrica.

Martinez planteó que el desconocimiento en el sector determinarán multimillonarios sobrecostos en dólares que pagará toda la economía e impactará en el déficit público, dado que ya están comprando de apuro y al doble de precio gasoil y fueloil para las generadoras térmicas en reemplazo del GNL más barato que no licitaron a tiempo. 

Gasoducto Nestor Kirchner. Fuente: (Canal abierto). 

Además, explicó que mientras el gas argentino cuesta en promedio u$ 3,5 MMbtu, el GNL importado vale u$ 12 y los líquidos unos u$ 23 para la misma unidad calórica. Es por eso que en la anterior gestión se puso en marcha el programa Transport.Ar de construcción de gasoductos, que tenia por objeto reemplazar totalmente con Gas Argentino las importaciones del GNL . 

El exsecretario de Energía agregó que el Gobierno de Javier Milei, aplicando su fundamentalismo de suspender toda la obra pública para obtener superávit fiscal, suspendió la financiación de las plantas compresoras del gasoducto Nestor Kirchner, también de la segunda etapa de ese necesario gasoducto, y recién se acordó de aprobar parcialmente las obras de la reversión del Gasoducto Norte, sin considerar los efectos que esas decisiones tendrían sobre los costos y el abastecimiento de gas y electricidad para los usuarios y la economía en general del país.