VIOLENCIA DE GÉNERO

Una joven fue secuestrada, golpeada y abusada en el barrio Cordón Colón de Neuquén

El hecho ocurrió el 8 de junio. La víctima estuvo 9 horas secuestrada en la casa del agresor, a quien conoció por Facebook.
miércoles, 12 de junio de 2024 · 18:38

Una joven fue secuestrada, golpeada y abusada sexualmente en una vivienda de Neuquén capital por el hombre a quien conoció a través de una red social. La víctima y su agresor se cruzaron, poco después, en el hospital al que se habían ido a atender: ella por el abuso y las lesiones que presentaba y él por los golpes que le propinaron familiares de la joven. El imputado, al que se dejó trascender sus iniciales como L. A. H., fue acusado por la fiscal María Eugenia Titanti ante el juez de Garantías Luis Giorgetti este miércoles.

Precisó Titanti que el grave episodio ocurrió entre las ocho de la mañana y las cinco de la tarde en una vivienda del barrio Cordón Colón. Durante ese tiempo la joven estuvo sin posibilidades de escapar, porque el agresor la secuestró y cerró con llave las puertas. Allí fue golpeada, amenazada y abusada en dos oportunidades.

La fiscal Eugenia Titanti y el asistente Bruno Miciullo. Fuente (MPF).

La víctima relató en su denuncia que se contactó con L. A. H. por Facebook y se encontraron en una plaza. De allí acordaron ir a la casa del hombre donde “compartieron bebidas y droga, tras lo cual la joven le pidió que la llevara a su casa porque deseaba irse”, destacó la fiscal.

Agregó que L. A. H. se negó a dejarla ir y en los minutos posteriores trabó la puerta y le dijo que si quería salir, tenían que tener relaciones sexuales. “La joven debió acceder, sin haber podido consentir libremente esa acción”, detalló Titanti, quien agregó que fue en ese contexto que la víctima detuvo a L. A. H. y le reiteró el pedido para que la llevara a su casa.

El brutal ataque ocurrió en el barrio Cordón Colón. Fuente (Facebook).

"El imputado se ofuscó y comenzó a golpearla en el rostro y después en todo el cuerpo. Se valió incluso de un taco de pool que había en la casa y que incluso se rompió durante la agresión”, añadió la fiscal y precisó que el imputado continuó la agresión y reiteró el abuso. Para lograr irse del lugar, la mujer simuló estar de acuerdo con lo que había pasado y así, cerca de las cinco de la tarde, L. A. H. accedió a llevarla a su casa. En el trayecto, la víctima pudo registrar con su teléfono una amenaza por parte del imputado y advertir a familiares lo que le había ocurrido. Titanti encuadró lo ocurrido en los delitos de abuso sexual con acc eso carnal (dos hechos), en concurso real con rapto (secuestro).

Para proteger a la mujer, la fiscal y el asistente letrado dieron intervención al Servicio de Atención a Víctimas y Testigos de la fiscalía, aunque durante la audiencia también pidieron al juez 6 meses de prisión preventiva para el acusado. Explicaron que es determinante que L. A. H. permanezca detenido porque existe peligro de que no se someta al proceso, pero también de que lo entorpezca, y aclararon que solo pudo ser identificado a partir de un hecho fortuito: víctima y acusado se encontraron en el hospital, a donde este último acudió para curarse una herida que le habían hecho los familiares de la mujer cuando la llevó a su vivienda. Fue por esa circunstancia que se pudo conectar la identidad del acusado con el relato de la víctima. El juez Luis Giorgetti tuvo por formulados los cargos, fijó el tiempo para investigar en 4 meses y dispuso la prisión preventiva por un mes.