Regionales

Promueven llevar energía renovable a pobladores rurales de Río Negro

Unas 14 familias de parajes rurales pudieron cambiar su vida con nuevos sistemas de energía renovable a través del esfuerzo de un grupo estudiantes y docentes del Instituto de Formación Docente de Bariloche.
jueves, 15 de octubre de 2009 · 00:00
La iniciativa la tomó el Foro Bariloche para ampliar los beneficiarios pero requieren de un decreto gubernamental (que está demorado) para otorgar el poder concedente a un organismo y adherir a un programa nacional que otorga financiamiento.

El último censo agropecuario del 2002 determinó que en la Provincia hay 3.000 establecimientos sin energía y se estima que algo más de 4.000 familias, por cual consideran indispensable llevar una solución a estos pobladores.

El proyecto de “Electrificación de zonas rurales de Río Negro” que impulsa el Foro Bariloche para la educación superior, las ciencias, las tecnologías y la cultura, sería solventado a través del programa PERMER (Proyecto de Energía Renovable en Mercados Rurales) que ejecuta el Gobierno nacional a raíz de millonarios aportes del Banco Mundial.

Sin embargo, Río Negro debe adherir a este programa a través de la cesión por parte del gobernador Miguel Saiz del poder concedente para que un organismo provincial se haga responsable del programa y su aplicación.

El Departamento Provincial de Aguas (DPA) sería el organismo que obtenga ese poder concedente debido a que tiene a cargo la generación de energía a través de centrales hidráulicas en el Alto Valle.

El programa nacional se ejecutó en Río Negro para llevar energía renovable a unas 30 escuelas rurales con paneles fotovoltaicos y desde el Foro promueven ampliar el margen de beneficiarios, sumándose a la iniciativa de los estudiantes del Instituto de Formación Docente.

Claudio Simari, docente del Instituto de Formación Docente de la materia de Tecnologías, impulsó con sus alumnos en 2007 las primeras instalaciones de pantallas solares en inhóspitos parajes rurales y ahora acompaña el proyecto para sumar beneficiarios en toda la provincia.

“Cada situación geográfica debe ser estudiada y cada casa en particular para analizar si se pueden instalar molinos de energía eólica o pantallas solares”, explicó en diálogo con ADN.

Remarcó que el proyecto además de llevar la tecnología e instalarla, requiere fundamentalmente del “mantenimiento de las baterías” debido a que cada 2 o 3 años deben ser cambiadas las baterías de los paneles solares y si no se logra la continuidad de la asistencia técnica, los pobladores quedarán nuevamente sin energía en sus viviendas.

El proyecto inicial del Instituto de Formación Docente surgió en 2007 cuando a través de la materia de Tecnologías que dicta Simari, se acordó buscar fondos y llevar energía renovable a esos parajes y realizar un trabajo de interculturalidad y ejercicio de la docencia en ámbitos no formales.

Hasta el momento 14 familias de los parajes Pilquiniyeu del Limay, Cheuqueniyeu, Anecón Grande y Colan Conué, que utilizaban garrafas, faroles, pilas para escuchar la radio, entre otros elementos, vieron modificadas sus vidas con la instalación de paneles solares para tener energía.

Simari explicó que el proyecto del Instituto de Formación Docente contó con aportes de privados y lo calificó como una “experiencia micro” que alcanzó viviendas para proveer de iluminación y reemplazo de pilas (como por ejemplo para escuchar radio) con un costo promedio de 5.500 pesos en materiales para una vivienda chica. (ADN)

Comentarios

Cargando más noticias
Cargar mas noticias