Regionales - Bariloche

La muerte de un bebé vuelve a desnudar la grave crisis social de Bariloche

El jueves un asistente social visitó la casilla en la que vivía junto con su familia, en el barrio Malvinas. La vivienda no tiene chapas y sólo con nylon cubren el techo. El anegamiento demoró la llegada de la ambulancia.
martes, 20 de julio de 2010 · 00:00
La grave crisis social que atraviesa Bariloche quedó una vez más dramáticamente al desnudo con la muerte de un bebé de tres meses cuya familia vive en situación de extrema necesidad. Dos días antes del deceso del bebé, un asistente social del CAAT correspondiente al barrio Malvinas comprobó que la casilla no tiene chapas en el techo y sólo se protege del frío con una finas maderas y nylon. Hasta ahora, cuatro días después y la muerte del bebé de por medio, las chapas solicitadas no llegaron.

Debido al intenso frío, el viernes por la noche, los cuatro ocupantes de la modesta vivienda ubicada en el barrio Malvinas -al fondo, en inmediaciones del río Ñirihuau- se acostaron en una misma cama, buscando mantener el calor. En esa circunstancia, el pequeño bebé quedó tapado y se ahogó con su vómito, sin que los padres pudiesen reaccionar para salvar la situación.

La titular del Comedor Gotitas de Esfuerzo y flamante Presidenta de la Junta Vecinal del barrio Malvinas, Iris Miñoz, se mostró muy angustiada por la situación y dijo que "el jueves tuve el bebé en brazos". Calificó la situacióm como "muy triste", y criticó las demoras en la atención social de algunas emergencias. "No entendemos de papeles, de planillas que hay que llamar, es necesario actuar rápido", señaló en diálogo con el programa radial "En estos días", de KM FM.

Miñoz acompañó el jueves pasado a los integrantes del CAAT que visitaron la vivienda, y explicó que ese día "estaba durmiendo en un moisés", pero el intenso frío de las últimas noches "obligó a la familia a dormir en una sola cama, con una niñita de 2 años también".

"No se puede decir que falleció directamente por el frío, pero sí por un encadenamiento de situación que tienen que ver con eso", puntualizó.

La dirigente barrial enumeró también las penurias sufridas por la familia al no tener dinero para la adquisición del cajón para el sepelio del bebé. "Estaban tratando de conseguir madera para hacerlo", dijo.

La situación de precariedad en esa zona del barrio es tal, que la falta de entubamiento de corrientes de agua provoca anegamientos que casi impiden el acceso de la ambulancia convocada ante la tragedia del bebé.

Miñoz destacó que una vez producida la muerte del menor, desde Acción Social del municipo se trabajó para mitigar la situación de los padres.

"Yo no sé si hay una hecatombe social; pero sé que en el Comedor tenía 180 chicos y hoy tengo 235; y en el desayuno venían 60 y ahora 150", resumió.

(ANB)

Comentarios

Cargando más noticias
Cargar mas noticias

Otras Noticias