Regionales

No cae más ceniza, pero la región cordillerana sigue en alerta

Bariloche y la región cordillerana no sufrieron hoy nuevas caídas de ceniza del volcán chileno Puyehue, aunque la emergencia continúa: mañana no habrá actividad pública, ni clases y numerosas actividades comunitarias fueron suspendidas.
domingo, 5 de junio de 2011 · 00:00
La medida será hasta el miércoles, según lo informado por la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC). En tanto Aerolíneas y Austral cancelaron sus vuelos hasta el domingo 12 inclusive, a los aeropuertos de Bariloche, Chapelco (San Martín de los Andes) y Esquel; y hasta el martes 7 inclusive a Trelew, Neuquén y Viedma.

En la ruta nacional 40 entre Bariloche y Neuquén hay acumulados hasta 30 centímetros de cenizas, y Gendarmería recomendó no circular por toda la zona, en tanto seguirá cerrado el paso a Chile Cardenal Samoré, en el sur neuquino. L

a ministra de Desarrollo Social de la Nación, Alicia Kirchner, resolvió a su vez enviar a Bariloche cuatro plantas potabilizadoras, diez camiones con frazadas, colchones y elementos necesarios para esta emergencia, de acuerdo a lo informado por la legisladora provincial Silvina García Larraburu. Esta intervención fue gestionada por el senador Miguel Pichetto, quien se contactó con el viceministro de Desarrollo Social, Sergio Berni, para seguir de cerca el fenómeno de la caída de cenizas, desde que comenzó ayer a primera hora de la tarde.
 
También el Ministerio de Salud realizó un envío de 20.000 barbijos y gotas oculares, que será recibido en las primeras horas de mañana. Alrededor de las 15 de ayer, el complejo volcánico Puyehue-Cordón Caulle (ubicado a unos 90 kilómetros al noroeste de Bariloche) entró en una violenta actividad sísmica y eruptiva, que en menos de una hora se transformó en una erupción cuya pluma de cenizas ascendió 10 kilómetros en la atmósfera y se dirigió al sureste, afectando a Bariloche, Villa La Angostura, Dina Huapi y El Bolsón.

Durante las primeras horas de esta madrugada la pluma llegó hasta la costa atlántica por el norte de Chubut y también abarcó parte de Río Negro, y llevó el alerta al sur de la provincia de Buenos Aires. La más grave caída de cenizas se vivió durante toda la tarde y noche de ayer en Bariloche y Villa La Angostura, donde alrededor de las 17 el cielo se oscureció y se transformó en noche cerrada, y según los sectores cayeron entre 5 y 30 centímetros de cenizas, además de piedras calientes de dos centímetros más cerca de la frontera.

Muchos vecinos de estas ciudades se atemorizaron y desbordaron supermercados y estaciones de servicio, alarma que fue superada completamente hoy a la mañana, cuando las calles aparecieron casi desérticas. El intendente de Bariloche, Marcelo Cascón, declaró la emergencia y hoy dispuso unasueto general para mañana, para reducir al máximo la circulación y la actividad pública; y también el Consejo Provincial de Educación resolvió suspender las clases.
 
De igual manera la Universidad Nacional de Río Negro y la Universidad Nacional del Comahue suspendieron las clases, en tanto fueron canceladas decenas de actividades y eventos diversos.
 
Parques Nacionales también suspendió su actividad para mañana, excepto en las áreas dedicadas al fenómeno volcánico, que entre otras tareas ayer debieron evacuar a un puñado de pobladores de la costa oeste del lago Nahuel Huapi y trasladarlos a Villa La Angostura.

Cascón ordenó la sesión permanente de la Junta Municipal de Defensa Civil, que aglutina a todas las entidades de emergencias, seguridad y fuerzas armadas; organismo que a su vez anunció que podrían volver a caer cenizas durante las próximas 48 horas. Los vecinos comenzaron a hacer frente al inédito fenómeno –en 2008 la caída de cenizas del volcán Chaitén fue apenas leve en esta región- y a retirar toneladas de arena de los autos, parques, techos y calles.

La Municipalidad hizo lo propio en las calles céntricas y el ejido urbano, en una tarea que se extenderá varios días. El intendente anunció también que organismos provinciales monitorean permanentemente el servicio de agua potable, e informó que en un 90% de la ciudad se presenta en buenas condiciones y se puede consumir sin riesgo. Para garantizar la provisión en lugares con problemas el Ejército dispuso

Otras Noticias