Regionales

Sector ganadero: Consejos del INTA tras la erupción del volcán Puyehue

El INTA elaboró una serie de consejos a tener en cuenta en base a experiencias anteriores.
lunes, 6 de junio de 2011 · 00:00
Bariloche.- Basados en la experiencia de la situación anterior con el Volcán Chaitén en el año 2008, la caída de cenizas volcánicas puede acarrear diversos trastornos para la ganadería de la región, estando su gravedad relacionada con la cantidad de cenizas caídas y la composición de las mismas, por eso el INTA ha elaborado una serie de recomendaciones.

Hasta el momento no se han comunicado sustancias tóxicas en las cenizas caídas, no obstante no se descarta que en nuevas emisiones del volcán cambie la composición de las mismas. Tampoco se han reportado cantidades importantes de ceniza que cubran la vegetación impidiendo la alimentación del ganado. (cuando la capa de cenizas supera los 15 cm).

Aguadas:

Las cenizas según densidad y tamaño de partículas pueden afectar seriamente las fuentes de agua, siendo más vulnerables las aguadas de aguas quietas (tajamares, lagunas, pozones, bebederos) que las de arroyos o ríos. Se recomienda dejar que las cenizas sedimenten, aunque seguramente las partículas mas finas quedaran en suspensión enturbiando el agua. Como se dijo anteriormente, hasta ahora no se han detectado sustancias toxicas en el agua, por lo que no deberían producirse problemas de salud en el ganado .

Pastizales:

Las cenizas, cuando se acumulan en cantidades importantes (15 a 20cm) terminan cubriendo los pastos impidiendo el acceso de los animales a la fuente forrajera. En el caso de los ovinos estos rechazan el forraje saturado de cenizas. Ante esta situación la única alternativa es la administración de heno u otro forraje.

En el ganado:

Además de los efectos en el tracto respiratorio las cenizas penetran en el vellón de los ovinos alcanzando un peso considerable si se humedecieran por efecto de alguna lluvia. Si el animal está debilitado por falta de forraje y de agua este peso suele "voltear" al animal impidiéndole caminar. En estos casos la muerte es inminente. También el hábito de pastorear en contra del viento influye en el impacto que las partículas de ceniza ejercen en los ojos de los animales, disminuyendo su visión o perdiéndola totalmente según la intensidad del viento.

Recomendaciones generales:

1. Tratar de no mover la hacienda (a menos que sea imprescindible) ya que el esfuerzo generará un mayor requerimiento en comida y los animales se van a agitar con lo que se incrementa la aspiración de cenizas

2. Tratar de aprovisionarse de forraje.

3. En el caso de cenizas en las aguadas no revolver las mismas.

4. En caso de que persista la caída de ceniza, pueden aparecer en el mediano plazo algunos problemas de salud en el ganado. En ese caso comuníquese con el grupo de Salud animal del INTA Bariloche o con las agencias del INTA de la zona.

5. Mantenerse informado ante la persistencia del fenómeno.


Consultas:

INTA Estación Experimental Agropecuaria Bariloche.

Tel: 02944 422731

Email: baridir@bariloche.inta.gov.ar



Fuente: ADN/INTA

Otras Noticias